viernes, 7 de junio de 2019

“Brightburn”: Impulsando el género del supervillano



Por: André Horruitiner

No es usual ver películas de superhéroes donde el personaje central resulta ser en realidad el que consideraríamos el “antagonista” de la historia, es decir, el villano. Algunas excepciones serían Mi Villano Favorito o Mega Mente, donde los malos terminan volviéndose “buenos” a su estilo.

Pero aquí tenemos una propuesta muy original que viene de la mano de James Gunn, director de las dos entregas de Guardianes de la Galaxia y de la próxima Suicide Squad ante su repentina y corta separación de Marvel. 

Esta vez, Gunn toma el volante de la producción, mientras Brian Gunn y Mark Gunn -su hermano y su primo respectivamente- se hacen cargo del guion. La dirección corre al mando de David Yarovesky, quien actuara con James Gunn como Devastador Gótico en Guardianes de la Galaxia.



Con una historia de origen muy similar a cierto superhéroe emblemático de capa roja y vestimenta azul, Brightburn nos presenta a los Breyer, una pareja de granjeros que encuentra a un bebé caído de otro mundo y decide adoptarlo como si fuera suyo. 

Con el tiempo, el niño empieza a desarrollar poderes… pero no los usa precisamente para el bien. Es en este punto que sus padres tratan de hacerle entrar en razón o -en el peor de los casos-, detenerlo antes de que ponga en peligro a la humanidad.

La premisa es, básicamente, “¿qué pasaría si Superman hubiese sido malo desde el inicio?”. Es cierto que esta temática ya ha sido abordada unas cuantas veces en videojuegos -como la saga Injustice-, cómics como Irremediable, y unas cuantas películas de DC Comics. 

Sin embargo, la novedad es que esta vez quien encarna a la versión malvada de Superman es un niño, protagonista de un filme de acción real del género de terror.  



Ahora viene la pregunta del millón: ¿Logra este inusual experimento cumplir con las expectativas? Las actuaciones, para ser francos, no son muy buenas, con algunas excepciones. Una de estas últimas es la del protagonista y villano de la historia: Brandon Breyer (interpretado por Jackson A. Dunn) un niño que comienza siendo dulce, inocente y emocionalmente cercano a su familia… para luego dar un giro radical al sentirse demasiado poderoso y, en consecuencia, despiadado. 

Otro caso notable es el de Caitlyn (Emmie Hunter), compañera de clase de Brandon a la cual visualizamos también como potencial pareja de él… hasta que se convierte en una de sus primeras víctimas.



Los jóvenes, entonces, no carecen de expresividad; los que flaquean, son los adultos. A estos se les percibe sobreactuados o flojos en sus pequeños diálogos. Así sucede con los padres de Brandon discutiendo sobre los cambios del muchacho y lo que deberían hacer con él, o con las sospechas del sheriff del pueblo acerca del pequeño supervillano. 

No hay mucha emoción en estos personajes; solamente hablan para que la historia avance; por ello, no sentimos ni un ápice de pena cuando empiezan a convertirse en víctimas.

En cuanto a efectos especiales, hay que destacar la creatividad empleada por el director Yarovesky y su equipo, ya que se puede observar claramente que el presupuesto no fue tan alto como en las típicas películas de superhéroes que conocemos. 

Se utiliza escenas muy rápidas e incluso ciertas tomas donde no se muestra al villano, pero te insinúan su presencia y ayudan a enfatizar el miedo a lo desconocido. La velocidad ya mencionada, además, se vincula con el poder descomunal de Brandon, a quien percibimos levantando vehículos con gran facilidad, rompiendo extremidades de quienes se crucen en su camino, o despedazando cuerpos cruelmente.



La música es poco usada. Sólo se encuentra presente en escenas de alta tensión o momentos dramáticos, especialmente los que tiene Brandon con sus padres. Yarovesky quiere, más bien que el espectador se sienta testigo directo de lo que está pasando, de modo que prioriza sonidos ambientales como los de los alrededores del bosque, la granja, la escuela o el restaurante. 

Se podría decir que la canción más destacada de todo el largometraje es Bad Guy de Billie Eilish que cierra la historia para darnos a entender el destino final de Brightburn.

Los planos que se emplean son, sobre todo, generales; no sólo para describir escenarios, sino también para mostrar la magnitud de los poderes de Brandon; estos son combinados especialmente con ángulos contrapicados, destinados a imponer la frialdad y superioridad del villano.



La luz también cuenta con una evolución interesante: comenzando con tonos más cálidos para reflejar paz y armonía, y volviéndose cada vez más fríos y tenebrosos, para mostrarnos la caída del protagonista hacia la oscuridad. El color rojo resulta ser uno de los tonos primordiales en el largometraje: refleja ira, peligro, violencia y pasión.

Otro punto a destacar dentro de la puesta en escena, es el empleo inteligente del terror. Brightburn no recurre al típico y aburrido jumpascare (el sorpresivo “¡bú!”) del que ha abusado tanto el género; tampoco recurre al gore para intimidar al espectador. Gunn y Yarovesky, por el contrario, recurren al terror psicológico; logran provocar el miedo con su sola e imponente presencia.



Para concluir, Brightburn es una propuesta original que combina el terror con la moda actual de los superhéroes. Sin embargo, se pudo hacer un mejor trabajo en la narrativa -llena de agujeros- y mucho más en la dirección de actores. 

A pesar de darnos un final interesante que abre paso a una secuela, es poco probable que volvamos a ver a este pequeño y temible villano, dado que, ni ha recibido tan buena recepción por parte del público, ni por parte de la crítica especializada.



Ficha técnica


Dirección: David Yarovesky
Producción: James Gunn, Kenneth Huang, Mark Gunn, Brian Gunn, Dan Clifton, Simon Hatt, Nic Crawley
Guion: Brian Gunn, Mark Gunn
Fotografía: Michael Dallatorre
Montaje: Andrew S. Eisen
Reparto: Elizabeth Banks, David Denman, Jackson A. Dunn, Matt Jones, Meredith Hagner
País: Estados Unidos
Idioma: Inglés
Año: 2019
Género: Terror, superhéroes

jueves, 6 de junio de 2019

“¡Oh Capitán, mi capitán!” El memorable maestro Keating



Por: Alexiel Vidam

Hay maestros que te enseñan el 2+2 y otros que te enseñan cómo vivir… o mejor dicho, a empezar a vivir con todo el significado que una palabra tan fuerte representa. A estos últimos, pertenece John Keating, entrañable personaje de La Sociedad de los Poetas Muertos (1989). Si eres millenial, podrías identificarlo como el Merlí de los 90s… sólo que con la dulzura de Robin Williams.

John Keating, apodado “¡Oh Capitán, mi capitán!” -como el poema Whitman-, es un peculiar y apasionado maestro de literatura que acaba de ser contratado en la preparatoria Welton, un internado de chicos cuyo código de educación es bastante tradicional y riguroso. 

Keating, sin embargo, contrasta con la personalidad del resto de profesores, quienes focalizan su atención en mantener a los alumnos controlados y guiar sus decisiones de un modo acorde con los deseos de sus padres. Él, por el contrario, utiliza divertidos y poco ortodoxos métodos de enseñanza para invitar a sus alumnos a reflexionar y construir sus propias ideas.



“Me he subido a mi mesa para recordar que hay que mirar las cosas de un modo diferente. El mundo se ve distinto desde aquí arriba.” 


Lo hace, además, tomando como principal herramienta uno de los pilares más incomprendidos de la literatura: la poesía… ese género literario que, por su intensidad y su complejidad metafórica es considerado, muchas veces, “el patito feo de la literatura”.

Y así lo hacen Neil, Tod, Knox, Charly y el resto de sus compañeros de clase, hasta que este intrépido profesor echa a la basura los dictados académicos que la encasillan, y les enseña -mas bien- a sentirla. Keating, en un memorable monólogo, resume el sentido real de la poesía:


“No leemos y escribimos poesía porque es bonita. Leemos y escribimos poesía porque pertenecemos a la raza humana. Y la raza humana está llena de pasión. La medicina, el derecho, los negocios y la ingeniería son carreras nobles y necesarias para la vida. Pero la poesía, la belleza, el romanticismo, el amor… son las cosas que nos mantienen vivos.”



Keating perteneció, durante sus años de preparatoria -también en la Academia Welton- a la Sociedad de los Poetas Muertos, un grupo de muchachos que se reunían en una cueva para expresarse mediante poemas. Él está seguro de que las ideas -al margen de lo que diga el resto- pueden cambiar el mundo, y eso es lo que transmite a sus alumnos, de modo que ellos, se dejan inspirar y forman una segunda Sociedad de los Poetas Muertos, en la misma cueva del antiguo club de su profesor.


Personajes como Keating enamoran por su rebeldía y su espíritu transgresor, que contrastan de manera armónica con un carácter amable y una mente sumamente creativa. Keating es el profesor divertido, el que da clases al aire libre, el que te enseña a leer poemas pateando balones de fútbol, pero, sobre todo, el que te ayuda a romper con tus propios miedos y esquemas mentales… el que te lleva a reflexionar y te reta a perseguir tus sueños.

martes, 21 de mayo de 2019

Avengers Endgame: parte del camino es el final



Por: Sergio Cueto

No es nada, nada fácil. En una frase: Se acabó. Avengers: Endgame es la culminación de once años y más de veinte películas después que Iron Man en el 2008 inició el camino por el que ha transcurrido el magnífico viaje del Universo Cinematográfico Marvel (MCU) que ha tenido puntos luminosos y otros algo más sombríos. Esta vez, la épica cinematográfica de Marvel Studios ha llegado a su fin, en un chasquido.

Silencio, lágrimas, carcajadas y aplausos. Éste ha sido in viaje de dimensiones titánicas que muy pocos fans del noveno arte -el cómic- soñaron siquiera ver proyectado en una sala de cine. Hemos acompañado así a entrañables personajes, a quienes conocemos como si fuesen parte de nuestra familia y cuyas versiones impresas estuvieron con nosotros desde pequeños.



Así, el haber pasado más de una década viendo ese desarrollo, film tras film -y para ser sinceros post-crédito tras post-crédito- que la ahora conocida como Saga del Infinito es algo complicada de evaluar como película individual y no como una pieza más de un complejo y completo engranaje narrativo.

Y ya poniéndonos en modo #Endgame ¿Adónde van los sobrevivientes de una tragedia cuando tienen que vivir con el peso de haber perdido a quienes aman? Centrar el inicio de la película en esta pregunta orienta todo el film a un crescendo emocional cuyo resultado es una épica única para el cine de hoy.



Avengers: Endgame se convierte entonces, en el cierre del telón definitivo, el último acto con el que los ya famosos directores, los Hermanos Russo cierran las tres primeras fases de este universo cinematográfico que todos conocemos y que inició -cronológicamente- así:


Iron Man (2008)
The Incredible Hulk (2008)
Iron Man 2 (2010)
Thor (2011)
Captain America: The First Avenger (2011)
Marvel’s The Avengers (2012)
Iron Man 3 (2013)
Thor: The Dark World (2013)
Captain America: The Winter Soldier (2014)
Guardians of the Galaxy (2014)
Avengers: Age of Ultron (2015)
Ant-Man (2015)
Captain America: Civil War (2016)
Doctor Strange (2016)
GOTG Vol. 2 (2017)
Spider-Man: Homecoming (2017)
Thor: Ragnarok (2017)
Black Panther (2018)
Avengers: Infinity War (2018)
Ant-Man & The Wasp (2018)
Captain Marvel (2019)
Avengers: Endgame (2019)

Marvel publicó una línea temporal oficial, explicando en qué año transcurre cada película:

Durante 1943-1945
Captain America: The First Avenger
Durante 1995
Captain Marvel
Durante 2010
Iron Man
Durante 2011
Iron Man 2, The Incredible Hulk, Thor
Durante 2012
The Avengers: Iron Man 3
Durante 2013 
Thor: The Dark World
Durante 2014
Captain America: The Winter Soldier, GOTG 1 y 2
Durante 2015 
Avengers: Age of Ultron, Ant-Man
Durante 2016
Captain America: Civil War, Spider-Man: Homecoming
Durante 2016-2017 
Doctor Strange
Durante 2017-2018
Black Panther, Thor Ragnarok, Avengers: Infinity War
Durante 2019 
Avengers: Endgame

Quizás en este punto, te preguntes si es estrictamente necesario verlas TODAS. Seguro que algún amigo te puede decir “esta película es prescindible” o que no necesitas ver Ant-Man, o Thor: The Dark World porque no fueron de las más taquilleras. Aun así, si deseas enterarte de TODAS las referencias (insertar meme de Steve Rogers), tendrás que verlas todas sí o sí.

Entonces, ¿Endgame es la mejor película de la saga? La respuesta a esta pregunta es mucho más compleja que explicar los viajes en el tiempo en Volver al futuro 2 y sus consecuencias.



Y ya que hablamos de este tema, pese al secretismo que rodeó la producción de Marvel Studios, no fue complicado intuir o armar el rompecabezas de la trama, gracias a algunas filtraciones, de cuál sería el hilo conductor de la historia que cierra la Saga del Infinito.

¿Se puede decir algo Avengers: Endgame sin arruinarla? ¿Se puede hablar de toda la puesta en escena o su libreto sin arruinarle la función a quien no la haya visto? Sí, si se puede. O al menos, lo vamos a intentar en estas líneas.


Sin llegar a spoilear la película y analizando los tráilers, nuestros queridos Avengers -o lo que queda de ellos- recurrirían esta vez al Reino Cuántico para solucionar los problemas que planteó Avengers: Infinity War, después de todo, Avengers: Endgame se anunció con bombos y platillos, como la conclusión a los arcos de los miembros fundadores. A preparar pañuelos.

Pero a pesar de la escasez de factor sorpresa, esto no quiere decir que los Russo no hayan guardado algunos ases bajo la manga como la reincorporación al grupo de Clint Barton en modo Ronin, la presentación del nuevo Hulk, el giro dramático de nuestra asgardiano favorito, Thor, además de un Tony Stark alejado de todo y de todos, una Natasha Romanov sin brújula, atendiendo misiones en remoto y un Steve Rogers dirigiendo grupos de apoyo para seguir adelante, cinco años después del desastre.


Debemos estar preparados para disfrutar de escenas sacadas directamente del cómic, la visita a algunos de los momentos clave del MCU, como la Batalla de Nueva York o la secuencia inicial de Guardians of the Galaxy, en la que disfrutamos de nuevos ángulos de estos hitos cinéfilos y muchas, muchas, muchísimas referencias a todas las películas previas. Una delicia para los fans más acérrimos.

Así, el manejo de la estructura en tres actos hace que cada minuto de las tres horas de duración del film se aproveche al máximo. Y si hablamos de estructura, ésta es más televisiva que cinematográfica, como una miniserie de tres capítulos, cada uno sus propios giros y sorpresas.


Aun así, esta película, a diferencia de sus antecesoras, no tiene la esperada escena post-crédito a la que nos tiene acostumbrada #MarvelStudios, pero para los que gustan de quedarse en el cine -para comentar o procesar la película, existe un easter-egg en forma de sonido al concluir los créditos-. Y sí, sí tiene un cameo especial del mítico Stan Lee. #Excelsior

¿Lo mejor? El desenlace que, a pesar de lo triste que puede ser en algunos casos, nos muestra que el camino del verdadero héroe. Además de eso, el desarrollo de personajes. Vale decir que las palmas se las llevan Rocket Racoon y Thor, una dupla que es el vehículo de humor en la trama, de por sí un tanto melancólica.


El tema central presente en Avengers: Endgame es bastante claro: las relaciones humanas entre sus personajes: familias y amigos, padres e hijos, compañeros y hermanos; de sangre o de alma. Todos luchan como uno sólo y es que todos podemos ser héroes.

Los puntos flojos son algunos agujeros en el guion -que los directores han ido explicando en algunas entrevistas posteriores-, pero, sobre todo, y lo más importante, es la sensación de que ya nada será como antes.

Puede que Avengers: Endgame no alcance los niveles de sorpresa e impacto de Avengers: Infinity War, pero es una emotiva despedida en la pantalla a los héroes más poderosos de la Tierra, uno de esos hitos cinematográficos que cederemos a las futuras generaciones: El espectáculo geek definitivo.



Ojo al dato: Avengers: Endgame sigue recibiendo elogios de la crítica por su dirección, actuación, banda sonora, entretenimiento visual y peso emocional. Además, rompió récords en taquilla en su preventa y ha recaudado alrededor de $2.6 billones de dólares mundialmente, convirtiéndose en la película con más recaudación de 2019 y la más taquillera del Universo Cinematográfico Marvel, superando a su antecesora Avengers: Infinity War.


Ficha técnica

Dirección: Anthony Russo y Joe Russo
Producción: Kevin Feige
Idea original: Stan Lee y Jack Kirby (del comic The Avengers)
Guion: Christopher Markus, Stephen McFeely
Música: Alan Silvestri
Fotografía: Trent Opaloch
Montaje: Jeffrey Ford, Matthew Schmidt
Reparto: Robert Downey Jr., Chris Evans, Mark Ruffalo, Chris Hemsworth, Scarlett Johansson, Jeremy Renner, Don Cheadle, Paul Rudd, Karen Gillan, Bradley Cooper, Gwyneth Paltrow, Josh Brolin, Brie Larson
País: Estados Unidos
Idioma: Inglés
Año: 2019
Género: Superhéroes, Acción, Ciencia ficción
Duración: 181 minutos




*También te puede interesar*

jueves, 25 de abril de 2019

"Cementerio de mascotas": Stephen King en su punto




Por: Nicole Giuffra

Cuando surge un nuevo remake lo primero que uno hace es mirar hacia atrás y comparar. En el caso de Pet Sematary (Cementerio Maldito) existían grandes zapatos que llenar pues, la versión de Mary Lambert, es una de las adaptaciones mejor recordadas de las clásicas adaptaciones de los libros del genio del terror: Stephen King.

Cementerio de mascotas (1989) es un clásico de clásicos para los amantes del terror; tanto así que le perdonamos contenga clichés tan esperados en el género como el del “antiguo cementerio indio”. De hecho, es una película tan oscura y retorcida que le perdonaríamos absolutamente todo, para que permanezca en nuestra colección de clásicos de horror sin la mayor vergüenza.



Esta película, aparte de tener una historia perturbadora, se lleva puntos por usar, de la mejor forma posible, los efectos especiales que se tenía a la mano en la época; se puede notar el esfuerzo por lograr una sensación de realidad y estremecimiento en el espectador.

Y la historia va así: la familia Creed acababa de mudarse a una adorable casa en algún lugar del estado de Maine. El sitio era tan hogareño que realmente no importaba que no tuviese cercas para los niños y su gato, a pesar de estar a un paso de una carretera, transitada únicamente por enormes camiones a toda velocidad.



Como era de esperarse, el gato muere atropellado apenas terminan de desempacar. El vecino, Judd (Fred Gwynne), le revela a Louis Creed (Dale Midkiff) la solución al problema: hay un cementerio indio con poderes mágicos no tan lejos de ahí, donde los niños locales suelen despedir a sus compañeros, y se dice que, si entierras a tu mascota ahí, al día siguiente irá a buscarte.

El método funciona, sólo que el gato pasó de ser una tierna mascota familiar a un engendro vicioso, la real encarnación del demonio versión gatuna. Así que a partir de acá empezamos a dudar del criterio de Louis cuando entierra a su hijo Gage (quien corrió la misma suerte que el gato), en el cementerio de mascotas.



Cementerio Maldito es así, una historia fuera de lo común porque, a pesar de su premisa en tonos fantásticos, tiene personajes que se tiñen de un realismo inquietante. Se me eriza la piel al pensar que las peores partes de la película, en mi opinión, están ligadas a una enfermedad que existe en la vida real: meningitis espinal.

Lo realmente macabro de este film son los niños. Se ve niños endemoniados, enfermos y en cualquier otra situación incómoda en la que te puedas imaginar. Lo suficiente como para dudar si el sueño de la familia americana es para ti.


El personaje del pequeño Gage (Miko Hughes) está diseñado especialmente para dejar una profunda huella en el espectador: supera cualquier expectativa. Primero es atropellado por un tráiler, luego resucita como zombie y al ser sepultado por su padre en el cementerio, despierta como un bebé psicópata con navaja en mano. 

Después es asesinado de nuevo, lo cual nos lleva a pensar. “¿Quién es la madre de este niño actor y qué incluyó en el contrato de rodaje?”


Todo sobre este cementerio “maldito” es absolutamente perfecto para mí. La macabra historia es una de las mejores creaciones de King; las actuaciones son genuinamente aterradoras, y las situaciones no temen meterse en tabúes de vez en cuando.

Esta es, probablemente, una de las adaptaciones cinematográficas más precisas de cualquiera de sus obras. Es más, fue el mismísimo Stephen King quien escribió el guion y, no contento con eso, decidió probar sus dotes actorales como el ministro que oficia el entierro de uno de los personajes.



Definitivamente vale la pena verla, en especial porque, si a niños malditos se refiere, no hay nada que te aferre más al plan anticonceptivo como ver a Miko Hughes en acción. Podría atreverme a decir que ni siquiera Harvey Stephens como Damien de 1976 en The Omen (La Profecía) lo ha logrado.

Ficha técnica

Dirección: Mary Lambert
Producción: Richard P. Rubinstein
Guion: Stephen King
Idea original: Stephen King (De su novela Cementerio de mascotas)
Música: Elliot Goldenthal
Fotografía: Peter Stein
Montaje: Michael Hill, Daniel Hanley
Vestuario: M. Stewart
Reparto: Dale Midkiff, Fred Gwynne, Denise Crosby, Brad Greenquist, Stephen King
País: Estados Unidos
Idioma: Inglés
Año: 1989
Género: Terror
Duración: 98 minutos


*Para ver la película completa online, click aquí.

*También te puede interesar*


sábado, 20 de abril de 2019

Cine de Pascuas



Por: Nicole Giuffra

Católicos o no, todos disfrutamos de los feriados de Semana Santa. Al ser un país con un porcentaje de creyentes alto, no podríamos escapar de las tradiciones de estas fechas así lo queramos. 

Junto con los huevos de chocolate, esta semana nos trae una programación particular: un menú de películas históricas y documentales que nos cuentan una y otra vez la vida de Jesús o pasajes de ella. Algunas de estas pueden ser interesantes, pero seamos sinceros, el riesgo de encontrarte con desastres cinematográficos en Pascua es incluso más elevado que en navidad.

Por eso, Cinematosis ha hecho una selección de infaltables para estas fechas. Si debemos caer en temas y símbolos clásicos, que sea con opciones que valga la pena ver.

The Passion of the Christ / La Pasión de Cristo (2004)




La película de pascuas por excelencia. Escrita y dirigida por Mel Gibson y protagonizada por Jim Caviezel en el desgarrador papel de Cristo. La pasión de Cristo resalta en esta lista por el realismo brutal y extrema puesta en escena en el tramo del Via Crucis y en especial la crucifixión. 

El actor principal en muchas entrevistas ha contado las dificultades por las que tuvo que pasar, en las que se incluyen varios accidentes durante el rodaje (uno de ellos le costó al actor una cicatriz de 35 cm. en la espalda). Un dato curioso sobre esta película es que fue rodada en latín, hebreo y arameo, para darle mayor realismo.

The Last Temptation of Christ / La última tentación de Cristo (1988)




Semana Santa es un espacio para religión pura y dura, pero ¿qué pasa si quieres ir ligeramente en otra dirección? Si quieres poner a prueba tus lejanos recuerdos del catecismo, tu mejor opción es ir directamente a esta obra maestra de Martin Scorsese protagonizada por Willem Dafoe. 

La película nos muestra el lado más humano de Jesús, poniendo en evidencia sus más primitivos instintos y los conflictos internos que el personaje histórico pudo haber tenido antes de completar su misión. Es verdad, esta versión no es muy apoyada por la iglesia católica, pero felizmente la Santa Inquisición no ha quemado esta maravilla aún.

Jesus Christ Superstar / Jesucristo Superstar (1973)


La película de Norman Jewison es probablemente la versión más amigable y entretenida de los últimos momentos de Jesús, es nada más y nada menos que un musical –sí, verás a Jesús cantando y bailando aquí.

Basada casi por completo en el musical de broadway de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice, Jesucristo Superstar muestra la última semana de Cristo antes de su crucifixión, pero claro, esta vez rodeado de actores hippies y un Jerusalén que no tiene nada que ver con la biblia. Esta versión muy moderna de Jesús hizo que el actor Ted Neeley sea candidato a un Golden Globe gracias a su personaje.

Ben-Hur / Ben-Hur (1959)




William Wyler dirige esta obra maestra basada en la novela Lewis Wallace. La película contó con un presupuesto gigantesco para la época, logrando así una puesta en escena monumental, con decorados impresionantes que requirieron la atención de muchos artistas.

La trama nos cuenta la historia de un judío traicionado por un amigo muy cercano, por quien luego vuelve para vengarse. Probablemente este sea el título más popular de la lista ya que es un film icónico y posee una de las escenas más famosas de la historia del séptimo arte (la carrera de carruajes). Ben Hur ganó 11 Oscars, cifra récord hasta el momento y sólo igualada por Titanic en 1997.

The Prince of Egypt / El príncipe de Egipto (1998)




Hasta el momento de su estreno el único estudio que producía films de calidad de dibujos animados era Disney, El príncipe de Egipto llegó de la mano de DreamWorks para cambiar eso con una animación bastante bien lograda y una banda sonora deslumbrante. 

Situada en el antiguo Egipto, la trama cuenta la historia de Moisés y su relación con Ramsés, con quien fue criado desde infante, y su posterior distanciamiento por diferencias religiosas y políticas. 

Esta película es, en mi opinión personal, uno de los mejores logros de las técnicas tradicionales de la animación, con un tratamiento de la historia bíblica para un público más maduro que los clásicos films religiosos para niños.

*También te puede interesar*

viernes, 22 de marzo de 2019

Captain Marvel: más alto, más lejos, más rápido



Por: Sergio Cueto

La cuenta regresiva de la Fase 3 de Marvel Estudios ha empezado. Y es que Avengers: Endgame promete reescribir el Universo Cinematográfico de Marvel (UCM) como lo conocemos, pero antes de este borrón y cuenta nueva, seremos testigos del origen de una pieza clave para el esperado clímax contra Thanos: la película de Captain Marvel, actualmente en cartelera.

"Algo en mi pasado es la clave de todo esto"- dice Carol Danvers en uno de los adelantos del film. Y vaya que no se equivoca. La acción esta vez nos lleva hasta 1995, antes de que CaptainAmerica saliera del su helado sueño o de que Tony Stark se fundiera en la armadura de Iron-Man por primera vez. Un mundo que aún no está acostumbrado a los superhéroes.



En ese particular contexto, Carol Danvers nos llevará a través de su historia (y recuerdos) como soldado del Imperio Kree en su lucha contra los Skrulls. Los lectores fanáticos del Universo Marvel saben que los Kree y los Skrulls son dos razas extraterrestres que llevan en guerra, una eternidad.

La ganadora del Oscar, Brie Larson interpreta a Vers, una heroica soldado Kree, entrenada por Yon-Rogg (Jude Law) para convertirse en una de las guerreras más poderosas del ejército intergaláctico, y tal vez, la llave para acabar con esta lucha.



Después de una pequeña batalla contra los Skrulls, Vers se estrella en nuestro planeta y algo aquí le resulta familiar. Ella no recuerda bien su pasado y algunos flashbacks de su infancia la confunden todo el tiempo. ¿Estuvo antes en la Tierra? ¿A quiénes ve en sus sueños?

Mientras intenta descifrar estos enigmas y cazar a los Skrulls -alienígenas cuya principal característica es que pueden cambiar de forma e imitar a cualquier individuo- contará con la ayuda de un joven e impulsivo Nick Fury, que, desde un puesto de menor rango en el Sistema Homologado de Inteligencia, Espionaje, Logística, y Defensa (S.H.I.E.L.D.) intenta comprender qué está pasando.



A partir de aquí ya no contaremos más de la trama (cero spoilers). Como era de esperar, Captain Marvel esconde interesantes giros en el guión y responde algunas incógnitas como: Si es tan poderosa, ¿por qué no apareció en la Batalla de New York?  ¿Cómo perdió Nick Fury su ojo? ¿Qué papel juega Ronan el Acusador de Guardians of the Galaxy en esta contienda?

Algunas explicaciones nos convencerán más que otras, pero sin duda Captain Marvel se convierte desde ya en una pieza clave para conectar el intrincado rompecabezas del UCM, donde todo está conectado.


El film está plagado de acción, drama, misterio y deja un espacio para el humor. La dupla creada por la protagonista y el Agente Fury (un Samuel L. Jackson rejuvenecido con CGI) y la interacción con el gato Goose son pilares fundamentales en la trama – y ya que lo mencionamos, por favor atentos a las dos escenas post-créditos de la película-.

¿La sorpresa? El líder Skrull, Talos (interpretado por un Ben Mendelsohn que desde Star Wars: Rogue One y Ready Player One nos tiene acostumbrados a una presencia un tanto más dominante), aporta aquí comicidad y más de un guiño a la cultura de los 90s. Hablamos de humor moderado, nunca un Thor: Ragnarok otra vez, hecho que se agradece.



"La guerra es un lenguaje universal. Conozco a un soldado renegado cuando lo veo. Nunca se me ocurrió que uno pudiera venir de allá arriba"- le dice Nick Fury a Carol Danvers en un momento y es que la película aporta pinceladas de espionaje e intriga, gracias especialmente a la característica cambia-formas de los Skrulls y las intenciones secretas de más de un personaje.

Captain Marvel destaca especialmente por sus escenas de acción, recordemos que Carol Danvers es uno de los seres más poderosos del UCM y esto se ve desde el principio: disparos de rayos de diferente calibre, transformaciones a lo super-saiyajin, vuelo a la velocidad de la luz y coreografías de pelea que dejan a sus rivales muertos de miedo. 

Es en el último tercio del film cuando desata su verdadero poder y resulta realmente devastador. ¿Se imaginan una pelea al lado de Thor? ¿Apuntará a la cabeza de Thanos esta vez?


Este no es el viaje típico del héroe, en un principio débil (como es el caso de Captain America) que mediante su descenso a los infiernos se vuelve más y más poderoso. Aquí asistimos al viaje interior de Carol Danvers para entender el valor de lo que (des)conoce; oscuras las motivaciones de algunos personajes por sobrevivir y, sobre todo, la lucha por entender y aceptarse a sí misma.

A pesar de ello es algo irregular en sus tramos: las partes dramáticas están algo forzadas, tal vez para alargar la trama; ciertos giros de guión hacen que no se profundice lo suficiente en los mundos Kree y Skrull; lo poco que vemos tiene un potencial que no llega a explotar, aunque se dice que no será lo último que veremos de los cambia-forma. ¿Alguien dijo Secret Invasion?


En ese sentido, papeles secundarios como los de Minn-erva (Kree crucial en los cómics) o Bron-Char, dan la sensación de estar ahí para cumplir, pero no llegan a ser tan memorables. Un desperdicio innecesario que se pudo dejar para otras películas.

Cambiando de tema, atentos a la banda sonora, con una selección que incluye a Nirvana,  TLC, Republica, Heart, Nine Inch Nails, Garbage, Hole, No Doubt, R.E.My no podemos dejar de mencionar (y aplaudir) la tecnología utilizada para mostrar digitalmente los rostros jóvenes de los personajes. Sin duda, un precedente a lo que puede hacer la tecnología digitales en el futuro.

No estamos ante la mejor película de Marvel (tampoco la peor; esa triste nominación se la gana Thor 2) pero es una experiencia cinematográfica que hay que disfrutar, al menos, una vez en el cine. ¿Ya les dijimos que el gato se roba la película?




Ficha técnica

Dirección: Anna Boden, Ryan Fleck
Producción: Kevin Feige
Guión: Anna Boden, Ryan Fleck, Geneva Robertson-Dworet, Jac Schaeffer
Historia: Nicole Perlman, Anna Waterhouse, Joe Schrapnel
Basado en: los cómics de Captain Marvel / Carol Danvers de Stan Lee, Roy Thomas y Gene Colan
Música: Pinar Toprak
Fotografía: Ben Davis
Montaje: Elliot Graham, Debbie Berman
Protagonistas: Brie Larson, Jude Law, Ben Mendelsohn, Lashana Lynch, Gemma Chan, Lee Pace, Clark Gregg, Annette Bening, Samuel L. Jackson
País: Estados Unidos
Idioma: Inglés
Año: 2019
Género: Acción, Ciencia ficción, Superhéroes