domingo, 3 de diciembre de 2017

“La Liga de la Justicia”: El mundo necesita más héroes



"El mundo necesita a Superman... el equipo necesita a Clark.
Él es más humano que yo.
Él vivió en este mundo, se enamoró, tenía un trabajo.
A pesar de todo ese poder."

Por: Sergio Cueto

Justice League o La Liga de la Justicia, llegó a nuestros cines de la mano de Warner Bros. Pictures. Tras más de un año de espera, Batman (Ben Affleck) y Wonder Woman (Gal Gadot) regresan juntos a una nueva historia del Universo Cinematográfico DC para continuar la construcción de los cimientos que nos cuentan cómo se formó el grupo más poderoso de DC Comics: La Liga de la Justicia. ¿Podrán salvar todos juntos a la humanidad de un nuevo y temible enemigo?



La película está ubicada cronológicamente un año después de los hechos narrados en Batman v Superman: Dawn of Justice y Suicide Squad. Batman sigue con su plan de reunir a un grupo de metahumanos (personas con habilidades especiales) con los que hacer frente a una invasión alienígena, predicha por Lex Luthor, aún en prisión.

La Humanidad se ha hundido en la desesperación y parece haber perdido la fe. Es aquí cuando, en ausencia de Superman (Henry Cavill), el Caballero Oscuro y la Mujer Maravilla deben reclutar al misterioso corredor escarlata Barry Allen/The Flash (Ezra Miller), al cibernético mariscal de campo Victor Stone/Cyborg (Ray Fisher) y al elusivo atlante Arthur Curry/Aquaman (Jason Momoa).

Ellos deberán dejar sus diferencias de lado para detener la inminente llegada del supervillano Steppenwolf (Ciaran Hinds) general del planeta Apokolips cuyo fin es reunir las tres Cajas Madre, cuya fusión tiene la capacidad de desatar el apocalipsis.


"Superman fue un faro para el mundo. Él no sólo salvó a la gente, sino que también les hizo ver lo mejor de sí mismos."

Quizá Justice League no sea la película que el Universo Cinematográfico de DC merezca, pero sí la que necesitaba. Y es que, al igual que su predecesora, la crítica no la ha tratado muy bien. Casi todos coinciden en que se trata de un radical cambio de registro, alejado de su discurso sombrío que hasta el momento DC había tratado de poner como bandera (realista y oscuro).


Ahora, el trabajo de Zack Snyder y Joss Whedon pretende diferenciarse del tono impreso en las películas realizadas hasta el momento, distanciándose de Man of Steel o Batman V Superman y acercándose más a la exitosa Wonder Woman; al mismo tiempo añade elementos propios de clásicos como los clásicos films de Batman (1989) y Superman (1978).

Para este fin, se toman numerosos elementos de los cómics. La principal referencia argumental es la historia del Origen de la Liga de la Justicia de Geoff Johns y Jim Lee (The New 52) adaptada también a la película animada Justice League War, además de una marcada influencia de los videojuegos como Injustice: Gods Among Us y Batman: Arkham.


¿Lo mejor? La Wonder Woman de Gal Gadot se roba completamente el show: es la verdadera líder del grupo -con las disculpas del kriptoniano y el guardián de Gotham- y sigue siendo un placer verla pelear -atención a la escena de los rehenes.

Por otra parte, con esta película, DC finalmente parece haber encontrado la cuota de humor necesaria y la forma de explotarla -sin caer en los excesos que se le reprochan a Marvel- en contraste con la seriedad y crudeza del mundo del Caballero Oscuro, que parecía ser la tónica dominante en sus películas. Aunque esta “oscuridad” no se abandona del todo, la nueva tónica sirve como punto de arranque para héroes un tanto más optimistas, como Flash o el mismo Superman, que abandona su pose divina para bajar al llano, sonreír y hacer bromas.


Sobre los puntos débiles, colocamos en primer lugar sus notorios efectos especiales, como el abuso de CGI (sobre todo en el tan comentado bigote de Superman), así como la intrascendencia de la trama y varios huecos que dejan espacios inverosímiles dentro de la misma.

Con respecto al reparto, el problema más evidente de la cinta es el Batman de Ben Affleck. El actor parece interpretar el papel con desganado y no tiene química con ninguno de sus compañeros de reparto; es algo que se le ha criticado duramente en redes sociales.


La Liga de la Justicia no es un proyecto que deba tomarse con excesiva seriedad, es más bien una película para pasar el rato; una correcta pero no demasiado brillante adaptación de un cómic de superhéroes, con un supervillano que tiene el típico plan de conquistar el mundo.

Si pudiésemos resumirla en tres palabras, serían: épica, colorida y entretenida. Este puede ser el punto de inicio para el desarrollo de DC Comics en el cine, regalándonos easter-eggs y referencias a otras películas, pero en un tono mucho más optimista y luminoso, que favorece el visionado para los más jóvenes.


Sin entrar en detalles ni spoilers, les comentamos que deben quedarse a ver dos escenas post-créditos: la primera responde a una clásica pregunta en los cómics, mientras que la segunda nos muestra el (posible) origen de uno de los grupos más temibles del Universo DC. ¡Atentos!.


Ficha técnica

Dirección: Zack Snyder
Producción: Charles Roven, Deborah Snyder, Jon Berg, Geoff Johns
Guión: Chris Terrio, Joss Whedon
Idea original: Gardner Fox (del cómic La Liga de la Justicia de América, de DC Comics)
Música: Danny Elfman
Fotografía: Fabian Wagner
Montaje: David Brenner, Richard Pearson, Martin Walsh
Protagonistas: Ben Affleck, Henry Cavill, Gal Gadot, Ezra Miller, Jason Momoa, Ray Fisher, Amy Adams, Jeremy Irons, Diane Lane, Connie Nielsen, J.K. Simmons, Ciarán Hinds
País: Estados Unidos
Año: 2017
Género: Ciencia ficción, Acción, Superhéroes

No hay comentarios:

Publicar un comentario