martes, 8 de noviembre de 2016

Ramona Flowers: La chica de tus sueños Nerd



Por: Alexiel Vidam

Todos tenemos un amor platónico. Yo tengo varios, por cierto... pero este fin de semana, a raíz de mi último enamoramiento cinematográfico, caí en la cuenta de que, mi musa en cuestión, era también deseada por muchos (y muchas…). He decidido, por ello, dedicarle un post a este personaje que me ha arrastrado a repetir su película hasta tres veces consecutivas… en día y medio (#NoComments). Así que, para los no-tan-stalkers que aún no han chineado mi nueva portada de facebook, fondo de pantalla, pantalla del cel y demás (#MalditaEnferma)… CON USTEDEEEEEEEEEEEEEEEEEEEES!! (*Redoble de tambores*)... Ramona Flowers, la chica de los sueños de Scott Pilgrim (Scott Pilgrim vs. The World)... y ahora también de los míos (#Sniff).

Y para esto… ¿Quién es Ramona Flowers?



Antes que nada, debes saber que Ramona Victoria Flowers es un personaje que surge entre las páginas de la novela gráfica Scott Pilgrim, del canadiense Bryan Lee O’Malley, quien se inspiró un poco en su propia vida sentimental, y en la sociedad de su país, y a la vez tomó influencias del cómic norteamericano y del manga (especialmente de Ranma ½). En dicha historieta, Scott Pilgrim, un personaje bastante “pavo” e inmaduro, lucha por conservar el amor de Ramona, la chica a la que -literalmente- vio por primera vez entre sus sueños; para ello, debe enfrentar a la “Liga de malvados ex”, conformado por seis chicos y una chica, que formaron alguna vez parte del universo sentimental de Ramona. En el caso de la película, la dinámica es -en líneas generales- la misma, y nuestro personaje en vitrina es interpretado por la súper sexy actriz, modelo y cantante Mary Elizabeth Winsted (#PasaElBabero).

Ahora, ¿qué es lo que hace tan especial a Ramona, al margen de la bien elegida actriz...? Su look, su actitud, el hecho de ser la fantasía perfecta de todo nerd fan de la historia (porque sí, Scott Pilgrim vs. The World es una película hecha para un público bastante “friki”).



Pero vamos por partes: Ella es una chica de Nueva York que llega a Toronto escapando de su pasado -uno que evita mencionar en la medida de lo posible-. Su edad no se precisa, pero en la película se le calcula unos 22 o 23 años (en el cómic, recién en el antepenúltimo tomo, se revela que tiene 24). Tiene habilidades para la lucha y su arma favorita es un enorme martillo (*dato curioso: Mary Elizabeth Winsted tuvo que aprender Kung Fu para realizar su papel*). Le gusta el rock, colecciona muchos tipos de té... Trabaja como repartidora de Amazon y todas las entregas las hace en patines; sin embargo, es alucinantemente veloz debido a que tiene la capacidad de desplazarse a través del subespacio (dicho en cristiano, puede moverse por el subconsciente de las personas; es así que se aparece entre los sueños de Scott).


A simple vista, las características más resaltantes de Ramona, son su estilo entre hipster y dark y su manía de pintarse el cabello cada semana y media (en la película lo vemos en tres colores: lila, azul y verde; en el cómic lo lleva hasta en ocho). De personalidad, es bastante reservada, sarcástica, parca… sobresalta por su actitud mother-fucker… no obstante, de rato en vez nos toma desprevenidos con una fuerte dosis de dulzura (lo cual refleja su impulsividad). Todo da a entender que la actitud de Ramona ha sido construida en base a su necesidad de protegerse; es por eso que también ha terminado la mayoría de sus relaciones al poco tiempo… habiendo utilizado o engañado previamente a sus ex.


Podría asegurar que, si bien este es el gran defecto de Ramona, es también uno de sus atractivos más destacables. ¿Por qué? Porque su imagen juega con la fantasía de la “chica mala que en el fondo es buena pero ha sufrido en exceso… y ahora busca redimirse”. Scott, por su parte, es un inmaduro de gran corazón -y valentía- que busca salvarla de su pasado, y por eso se chanta el trámite de enfrentarse a sus poderosos y despechados ex. Por si fuera poco, esa actitud fría que se ve interrumpida ocasionalmente por el amor, la convierte en un ser misterioso, intrigante… hipnotizantemente atractivo.


La lucha principal de Ramona, en el fondo no es en contra de sus ex (ni siquiera de Gideon, el único ex capaz de controlar su cabeza -literal-, gracias a un chip que le ha implantando en la nuca)... es consigo misma. Ella reconoce que Scott -con todos sus defectos- es el mejor tipo con el que ha salido, y le quiere por eso y porque le ve como una salida a sus problemas de siempre. Sin embargo, su personalidad está tan asentada en sus propios temores, que teme nunca poder cambiar. Quizás este detalle fue captado de inicio por el director de la pela (Edgar Wright) y eligió -en principio- un final en el que Ramona se despide de Scott… Éste -para quienes no lo sabían- luego fue suprimido y reescrito para que vaya acorde con el final del cómic (pronto el post de la pela -para quienes aún no la ven-, en el que deje también el final alternativo). El nuevo final, por cierto, resulta poco realista (poniéndonos insoportablemente pragmáticos), pero lo cierto es que no nos importa… Nos deja más que felices a quienes seguimos la trama enganchados y fantaseando con esa chica de los sueños de Scott… que rápidamente se apropia también de los nuestros.


*También te pude interesar*

No hay comentarios:

Publicar un comentario