lunes, 28 de noviembre de 2016

“Moana”: Conquistadora del mar y ahora también de tu corazón



Por: Nicole Barrera

Impulsos. ¿Alguna vez has tenido uno de tal magnitud que simplemente no lo pudiste resistir?  Algunos llamarían a eso “destino”, pero, ¿qué sucede si alguna circunstancia no te deja perseguir tu destino?

La  trama de la más reciente película de Disney, Moana, plantea algo similar. Moana, cuyo nombre significa “océano” en polinesio, tiene una obsesión por el mar y por conocer qué existe más allá de la arrecife, pero alguien se lo impide: su padre, el jefe de la isla. Tras motivos personales que se revelan en la película, su padre no deja que se acerque al mar.



Cuenta la leyenda de la Isla que habrá un héroe que viajará tras la búsqueda del semidiós Maui y juntos salvarán a la isla pacifica de un gran daño que se aproxima.

La película está basada en hechos reales que tomaron lugar hace 2000 años. En esa época, los pobladores de la zona del Pacífico Sur, eran los mejores exploradores sobre la tierra. Utilizaban a las estrellas y a las corrientes para guiarse, y de esta manera, lograron algunas de los mayores hazañas de exploración y migración en la historia; sin embargo, luego se detuvieron por 1000 años y nadie sabe por qué. Es aquí donde Disney entra y da una explicación ficticia a lo que pudo haber pasado en ese lapso, creando la historia de Moana.



Moana es un filme que trata sobre la tradición, la cultura, familia, el descubrimiento personal, los obstáculos y cómo supéralos. Si alguna vez te has preguntado si estás sobre el camino correcto, vas a identificarte bastante con la película.

Hay muchas razones para amar Moana. Para comenzar, su animación es preciosa. Desde un principio quedé fascinada con la animación del mar. También me gusto la combinación de estilos que se utilizó. Gran parte de la película fue animada en 3D, pero los tatuajes de Maui fueron animados en 2D, dándole un toque nostálgico a las imágenes, haciendo alusión al carácter clásico de Disney.




Otro aspecto sobresaliente es el modo en que se manejó el tema de la muerte. Hay pérdida en la película, pero es manejada de una manera muy hermosa. Me hizo pensar en Tierra de Osos, ya que ahí también hay escenas con espíritus y transformación en animales (ya entenderán a lo que me refiero cuando la vean). El vínculo que tiene Moana con el personaje perdido en específico, fue lo que más me enganchó de toda la película

Por otro lado,me gusta mucho la evolución que está teniendo el papel de la mujer en las películas de Disney. Las princesas ya no dependen de un hombre que las salve -como sucedía con Blanca Nieves, Cenicienta, La Bella Durmiente. Ahora la figura de las princesas está teniendo un poder propio, como es el caso de Merida (Valiente).



En este filme no verás interés romántico alguno en la protagonista; el amor que tiene Moana es únicamente por su tierra, su gente y su familia. La única crítica que le podría hacer a la película es que la sentí un poco larga (1 hora y 57 minutos); en especial si el público son niños.

Fuera de eso, los animo a disfrutar de esta refrescante aventura que nos traen los creadores de Frozen y Zootopia. Por cierto, dicen que la canción Qué hay más allá -tema principal de la película- será el nuevo Le it go. ¡No se la pierdan! ¡Sólo en cines!




Ficha técnica


Dirección: Ron Clements, Don Hall
Producción: Osnat Shurer
Guión: Ron Clements, John Musker, Chris Williams, Don Hall, Pamela Ribon, Aaron Kandell, Jordan Kandell
Música: Mark Mancina, Lin-Manuel Miranda, Opetaia Foa´i
Montaje: Jeff Draheim
Reparto: Auli´i Cravalho, Dwayne Johnson, Rachel House, Temuera Morrison, Jemaine Clement, Nicole Scherzinger, Alan Tudyk
País: Estados Unidos
Año: 2016
Idioma: Inglés
Género: Animación, aventura, comedia
Duración: 113 minutos





*También te puede interesar*

2 comentarios: