jueves, 11 de agosto de 2016

“Suicide Squad”: Una perfecta y entretenida locura



"¿Qué dijeron? ¿Que debo matar a todos y escapar? Lo siento, las voces en mi cabeza... ¡Estoy bromeando! Eso no fue realmente lo que dijeron”.

Por: Sergio Cueto


Suicide Squad ha llegado a las salas de cine del mundo, cargado de polémica: Si es buena o mala, finalmente lo juzgará el espectador. Pero previo a su estreno, una conocida página de críticas (Rotten Tomatoes) apenas le daba un 26% de aprobación -curiosamente el mismo porcentaje de Batman vs. Superman: El Amanecer de la Justicia, una de las cartas más fuertes de Warner y DC Entertaiment este año-, aunque este hecho no es relevante a la hora de vender entradas.
Al cierre de este post, 10,000 aficionados de DC Comics habían solicitado el cierre de esa página, acusándola de dar opiniones injustas a (todas) las cintas de DC. Controversia aparte, la cinta tuvo un buen inicio en cines: ha recaudado 20.5 millones de dólares en preestrenos y proyecta una recaudación de entre 135 y 140 millones de dólares en su primer fin de semana en taquilla, con lo que alcanzaría el récord de agosto, según analistas.

La premisa de la película empieza con una preocupada y manipuladora Amanda Waller (Viola Davis), alto mando de la inteligencia estadounidense -vinculada a la agencia  A.R.G.U.S.–, temerosa de las consecuencias para el mundo de un (posible) ataque a la Casa Blanca, tras los sucesos narrados en Batman vs. Superman. Convencida que los metahumanos (humanos con super-poderes) son un buen plan de contingencia contra "el próximo Superman", reúne a peligrosos criminales con habilidades únicas para servir de unidad de apoyo al Gobierno de EEUU ante una amenaza futura: la Fuerza Especial X, o como, se les conoce popularmente, el Escuadrón Suicida.

Ha costado un poco, pero al fin los tengo… lo peor de lo peor. ¿Que dónde están? Digamos que los he metido en un agujero y he tirado el agujero…

Este grupo estará compuesto por Deadshot (Will Smith), un tirador de buen corazón que nunca falla; Harley Quinn (Margot Robbie), una sociópata con grandes dotes atléticas y masoquistas; Captain Boomerang (Jai Courtney), un loco maestro de las armas que le dan nombre; Killer Croc (Adewale Akinnuoye-Agbaje), un callado y monstruoso cocodrilo humano; Enchantress (Cara Delevingne), una bruja con más de 6,000 años y enormes poderes; El Diablo (Jay Hernández), un criminal con la capacidad de generar fuego de sus manos; y Sliptknot (Adam Beach), un hombre capaz de escalar cualquier cosa.

Sin embargo, la unidad habrá de enfrentar problemas muy graves cuando (ATENCION SPOILERS) uno de sus miembros se convierta en una amenaza para todos, obligándoles a correr por la ciudad, armados hasta los dientes, con una bomba en su cuerpo -por si deciden escapar- (a cambio que de una reducción en sus condenas, de por sí bastante largas o algunos beneficios penitenciarios en Belle Reve, su hogar-prisión).
Con un ritmo "endiablado" (nunca mejor dicho), la primera mitad de la película se siente como sola escena. Estamos ante una película que parece salida directamente del cómic: y es que presentar a tantos personajes y relatar sus orígenes era una tarea bastante difícil, que aquí ha aprovechado el lenguaje de las viñetas.
Luego de ello, nos damos cuenta de los tres pesos pesados de la historia: Amanda Waller, Deadshot y Harley Quinn. Además de estos pintorescos personajes, el Coronel Rick Flagg (Joel Kinnaman) y la asesina Katana (Karen Fukuhara), se unen al grupo que deberá lidiar con una amenaza sobrenatural, en tanto el loco amor de Harley Quinn -el Joker (Jared Leto)- trata de rescatarla, causando destrozos a diestra y siniestra, para añadir más problemas a la mezcla.

En conjunto, Suicide Squad es, en pocas palabras, una apuesta ferozmente divertida, un verdadero pack de acción que los fans de DC Comics han estado esperando; dos horas de grandes explosiones, balas, risas (si, no sólo en Marvel hay chistes) y coloridas secuencias de acción que no te van a dejar respirar: una tras otra, el ritmo de la cinta es trepidante y avanza en la construcción de un consolidado DCEU (DC Extended Universe).
Si tenemos que hablar de los puntos flojos de la película nos quedamos con uno importante: El villano (y sus secuaces). Una amenaza de alcance global, a la cual hay que destruir por la fuerza pero que no llega a tener el peso requerido; parece bastante desaprovechado, junto a otros personajes como el de Scott Eastwood, amigo del Coronel Rick Flagg, un poco imponente Killer Croc, y la asesina Katana, cuya rudeza pasa bastante desapercibida. Sí, Sliptknot también está en la lista.
¿La sorpresa? De hecho El Diablo y Rick Flag. No son personajes tan conocidos, sin embargo los actores han sabido sacarlos adelante, y de hecho se roban más de una sonrisa o un buen salto en la butaca del cine. La escena del bar es posiblemente lo mejor de la película: Bien escrita, íntima y definitivamente crea vínculos entre los personajes y la audiencia.

Nadie puede negar además, que Suicide Squad cuenta con una excelente banda sonora. Para disfrutar de principio a fin, este soundtrack está compuesto por clásicos en nuevas versiones (que escuchamos ya en los tráilers) y temas originales tales como Sucker for Pain de Lil Wayne, Wiz Khalifa & Imagine Dragons, Gangsta de Kehlani y Heathens de twenty one pilots entre otras.

Rick Flag: — ¿Qué demonios pasa con ustedes?
Harley Quinn: —Somos los villanos. Esto es lo que hacemos.

Mención especial merece Jared Leto. Como hemos dicho antes, su aporte a la película es pequeño pero efectivo, ya que no es un personaje principal en la historia (se espera que esto cambie para la nueva película de Batman en solitario). Su interpretación es bastante buena y nos vende a un Joker temido, desquiciado y capaz de todo por conseguir lo que quiere: un rey del crimen a carta cabal. Su versión da miedo y cumple con las expectativas, bastante altas luego de la performance de su antecesor, Heath Ledger. No tiene frases como “Why so serious?” o “Let’s put a smile on that face!”; aun así, su actuación es memorable; esperamos ver más de su personaje a futuro.

Entonces, tenemos a un elenco que funciona, con buena química entre sus miembros (con excepción del romance de Cara Delevingne, algo flojo). No obstante, quien se roba la cinta de principio a fin es Margot Robbie. Su Harley Quinn es el que más brilla en las dos horas de duración, y la transición de la Dra. Harleen Quinzel a Harley Quinn resulta espectacular y clave para un personaje en especial (no olviden mirar el file de Harley en pantalla para saber de quién se trata).
Existen dos cameos de importantes personajes del Universo Cinematográfico DC (breves y muy efectivos), y los infaltables easter-eggs comiqueros para los más fanáticos. Además, hay una crucial escena antes de los créditos finales, así que ¡No se vayan antes de verla!



Ficha técnica

Dirección: David Ayer
Producción: Richard Suckle, Charles Roven
Guión: David Ayer
Basada en: Suicide Squad de DC Comics
Música: Steven Price
Montaje: John Gilroy
Protagonistas: Will Smith, Jared Leto, Margot Robbie, Joel Kinnaman, Jai Courtney, Jay Hernandez, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Karen Fukuhara, Cara Delevingne, Viola Davis,
País: Estados Unidos
Año: 2016
Género: Ciencia Ficción, Acción
Duración: 130 min.









*También te puede interesar*

2 comentarios:

  1. Lo que no comprendo es porque tanta gente pide que se cierre Rottentomatoes si es una opinión, yo tampoco estoy de acuerdo con muchas puntuaciones de películas, pero porque no me puso 10 de 10 es una mala pagina? bah pensamiento torpe de algunos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el tema con #RottenTomatoes va más por el lado de los fanáticos acérrimos que creen que es injusto el trato que le dan a #Marvel sobre #DC en esta página, finalmente como comentamos lineas arriba, el público es el mejor crítico, sobre todo si va a disfrutar de la peli más que hacer caso a los críticos de saco y corbata. Algunos tienen un pensamiento bastante cerrado. No es en todos los casos, felizmente.

      Eliminar