domingo, 28 de febrero de 2016

Opiniones y predicciones acerca del Oscar 2016




Hoy por la tarde es la entrega del Oscar… y siento que viene con sorpresas.

Todos los años, mi queja sobre la premiación era la misma; acerca de sus marcados clichés de selección: estructuras narrativas clásicas (inicio-nudo-desenlace), estilo audiovisual con bajo nivel experimental, y una inclinación subrayada hacia los dramas de superación y siempre acorde con el american stablishment (su política, su religión, sus tradiciones).

El pasado 2015, sin embargo, empezó a delinear unos cambios interesantes. Prueba inminente de ello, fue la agradable sorpresa del triunfo de Birdman –filme totalmente atípico- en la categoría Mejor Película.

El Renacido, de Alejandro González-Iñárritu

Este año, las transformaciones parecen seguir su curso. Otra película de Iñárritu destaca entre las favoritas (El Renacido, protagonizada por el seis veces nominado Leonardo DiCaprio). Tenemos también una película de acción como Mad Max: Fury Road compitiendo por el máximo galardón, lo cual escapa del tradicional gusto “Drama Queen” que caracterizaba a la Academia. Está también The Room, desgarradora historia de estética experimental que por escenas raya con la alucinación. Y por supuesto, también habría que destacar ejemplos como Spotlight o Puente de espías, que, conservando el clasicismo en el estilo de narración, se muestran rebeldes con sus temas, criticando formalmente la doble moral norteamericana.

Spotlight (En primera plana, en Latinoamérica)

El cambio, por supuesto, también se extiende de manera evidente a otras categorías. Mientras que en 2013 una película como La Vida de Adèle –ganadora de la Palma de Oro- fuese ignorada por su temática homosexual, hoy tenemos películas abiertamente gays y trans compitiendo destacadas categorías como la de “Mejor actor”, “Mejor actriz” y “Mejor actriz de reparto”; me refiero a Carol y La Chica Danesa. Si bien es cierto que las competencias deberían siempre basarse en la calidad estética y narrativa de las películas a la hora de juzgarlas, no podemos negar que la ideología es propia de la capacidad reflexiva del ser humano, y que los cambios mentales al interior de la sociedad, de algún modo también afectan en los criterios de la misma para juzgar el arte. Y aunque hay mucho por evolucionar todavía, es evidente que nos encontramos en tiempos más justos y libres, lo cual de todas maneras se aplaude.

Carol

Si me preguntaran cuál es la película que va a ganar… casi puedo apostar a que será El Renacido, intuición basada en todo este “vuelo mental” sobre la evolución en proceso. El Renacido es una película que arriesga a nivel estético (juega con distintos tipos de ángulos y movimientos de cámara, así como con ciertas escenas algo contemplativas), pero nunca tanto a nivel narrativo (mantiene la estructura clásica). También es un filme que resalta aspectos que suelen agradar a Hollywood, como las actuaciones, la fotografía, y elementos de producción (selección de escenarios, vestuarios, fondos musicales). En otras palabras, se trata de una obra destacada a nivel técnico, novedosa en cuanto a ciertos recursos estéticos, pero lo suficientemente apegada a las normas como para no escandalizar el ojo tradicional. Es, entonces, un filme adecuado para la "transición”.


Ahora, en cuanto a mi opinión personal sobre las nominadas (de acuerdo a mi propio paladar), me quedo con Spotlight y con Room; con la primera, por su temática sumamente interesante, su trama intrigante de inicio a fin y por su resaltante sentido crítico (esta película va sobre la investigación de la revista Spotlight acerca de los casos de pederastia encubiertos al interior de la Iglesia Católica); con la segunda, por su precisión para transmitir el desgarro, el miedo y la enajenación que experimenta la madre en cautiverio.

The Room

Discrepo, por otra parte, con la nominación de La Gran Apuesta, película que se me hizo extremadamente lenta y aburrida, y que ni siquiera pude soportar hasta el final (si bien el tema de las crisis y los fraudes económicos puede ser muy interesante, me estresa cuando usan infinidad de conceptos poco afines con el mortal común que desconoce sobre temas financieros). Siendo sincera, tampoco me gustó Mad Max: Fury Road, a pesar de las alabanzas del público y de la crítica (la mas "contreras"), y de que sí me llegué a enganchar con sus precuelas (protagonizadas por Mel Gibson allá por los años 80). Esta película se me hizo extremadamente lineal, densa y simplona en cuanto a desarrollo de trama y construcción de personajes (aprecio, sin embargo, su excelente fotografía y reconozco lo interesante de una propuesta distinta en la lista de nominadas).

Mad Max: Fury Road

Brooklyn, a mi parecer, tampoco daba la talla. Es una película visualmente atractiva y con una protagonista bastante carismática, pero el argumento no es en absoluto retador ni original. Es una mezcla entre el sueño americano y una historia romántica que nunca consigue un verdadero pico de emoción, cayendo en un ritmo bastante plano e incluso soso. Desde mi punto de vista, mucho más justo habría sido nominar Carol, que cuenta con un argumento envolvente, personajes bastante más complejos y una capacidad para conmover impresionante (reforzada por su música y destacada fotografía). A mi parecer, esta película fue excluida únicamente por los prejuicios ya señalados líneas arriba, que se encuentran a medio derrumbe, pero no han terminado de caer.

Brooklyn



Alicia Vikander como Gerda Wegener (La Chica Danesa)

Con estos comentarios, cierro el post y me preparo para la entrega del Oscar –dentro de unas horas-, echándole las mejores vibras a DiCaprio para que esta vez se le reconozca, a Cate Blanchett y Alicia Vikander como mis favoritas para “Mejor actriz” y “Mejor actriz de reparto”


*También te puede interesar*


No hay comentarios:

Publicar un comentario