lunes, 30 de noviembre de 2015

“The Rocky Horror Picture Show”: Proyéctate a la transexual Transilvania




Por: Alexiel Vidam

The Rocky Horror Picture Show era una película que venía intrigándome desde hace tiempo, debido a unas referencias que le hicieron en la película Las Ventajas de ser Invisible, y luego porque casualmente me tope en youtube con uno de sus hilarantes temas musicales (Touch-a touch-a touch me… I wanna be dirty… (8)). El travestido Doctor Frank-N-Furter, recostado en la portada del disco que figuraba en la pantalla, me seducía con una implícita invitación a ver la pela…

Y la conseguí. O mejor dicho, un amigo mío la trajo previa advertencia de que podía ser una experiencia insoportablemente pastrula. Por una parte creo que tenía razón; por otra, se le olvidó decir que The Rocky Horror Picture Show tiene un “algo” terriblemente seductor… que te atrapa en esa explosión de colores estridentes y canciones con letras tan burlonas como extravagantes.


Science fiction, double feature es un estribillo que no puedes quitarte de la cabeza, y es también el tema principal de la pela, con la que arranca todo; una cantaleta llena de nombres y referencias a clásicos filmes de horror y ciencia ficción serie B (a los cuales seguirá haciendo guiños en el resto del filme).

Luego hay un corte seco, hacia una escena que, en principio, parece no tener relación absoluta con el inicio. Una pareja acaba de casarse y la joven Janet Weiss (Susan Sarandon) atrapa el bouquet. Ni dos minutos después, su novio Brad Majors (Barry Bostwick), un tipo que se ve tan lelo y cucufatón como ella (enfatizando en los lentesazos de nerd), le pide matrimonio… y los dos tortolitos dando saltitos de aquí pa’ allá’ declarando su amor.


… Pero aguanten el lonche en el estómago, que ahorita la cosa se pone interesante.

La parejita decide ir a buscar a su amigo el Dr. Scott (Jonathan Adams) para contarle la buena nueva, cuando, en medio de la noche, les atrapa una tormenta y un pinchazo en la llanta del auto. No les queda otra que refugiarse en un tenebroso castillo sacado de Frankenstein o de la historia del Conde Drácula, donde les recibe un “hospitalario” jorobado (Riff Raff, interpretado por Richard O’ Brien, quien es autor de la obra original).


El amo y señor del castillo, es nada menos que un travestido científico loco con look vampirezco: el Dr. Frank-N-Furter (Tim Curry), quien les invita a ser testigos del despertar de su más brillante creación: Rocky (Peter Hinwood), un rubio, musculoso y descerebrado sujeto, destinado a cumplir las fantasías de su creador.  

Lo que sigue es un festín de bailes estrambóticos y situaciones disparatadas que pondrán a prueba la mojigatería de los recién llegados (hecho que, si bien jala el ojo hasta hoy en día, fue toda una bomba nuclear en los años 70). La risa se desata, tanto por el absurdo, como por el carisma del villano; y es que Tim Curry no puede ser más encantador en medio de la perversidad que refleja en su papel. Es uno de aquellos “malos” a los que es imposible odiar, que seduce con su atrevimiento y con el carácter lúdico que envuelve cada una de sus “travesuras” (crímenes). Definitivamente, el diálogo que mejor lo refleja, se da cuando Brad, tras un proceso de transformación de su personaje, pregunta “¿Y él qué ha hecho?”, y su amigo el doctor Scott le recuerda lo ocurrido con su sobrino Eddie (Meat Loaf).


Como punto aparte pero igual de importante, la banda sonora es hipnotizante. Los temas son pegajosos, vivos, provocan al espectador levantarse de su asiento y empezar a bailar al ritmo de los bizarros seres multicolor que aparecen en pantalla. Vale decir que la estética visual es un complemento fundamental para estos temas, pues no se trata sólo de la música, sino de una performance completa que hace que uno –mentalmente- se convierta en un personaje más del reparto.

Eso sí, no es un filme recomendado para quienes busquen pasar el rato con una narrativa clásica (de inicio, nudo y desenlace bien definidos), que esperen un filme donde “pasen cosas y haya un resultado específico”. No. Éste es un filme para dejarse atrapar, y –si me permiten la expresión-, para dejarse drogar por esa explosión de sensaciones audiovisuales.




Si te atreves a ver The Horror Picture Show, olvídate de que la silla es la silla… Chapa tu platillo volador y proyéctate a la “transexual Transilvania” que te ofrece el doctor Frank-n-Furter junto a todo su séquito.

Ficha técnica:

Dirección: Jim Sharman
Producción: Michael White
Idea original: Richard O'Brien (obra teatral homónima)
Guión: Jim Sharman
Música: Richard O'Brien
Fotografía: Terry Ackland-Snow
Montaje: Graeme Clifford
Reparto: Tim Curry, Susan Sarandon, Barry Bostwick, Richard O'Brien, Peter Hinwood, Meat Loaf
Países: Estados Unidos, Reino Unido
Año: 1975
Idioma: Inglés
Género: Musical, comedia, horror, ciencia ficción

martes, 17 de noviembre de 2015

“Pétalos”: un poema animado



Por: Alexiel Vidam

La mejor definición que encuentro para el cortometraje Pétalos, es poesía. Poesía animada que surge, además, de la poesía; de un poema que –por lo general- se atribuye a Miguel Hernandez (aunque no hay fuente confiable que lo compruebe), que dice:

¡Pobre flor! ¡qué mal naciste!
¡Qué fatal que fue tu suerte!
Al primer paso que diste
tropezaste con la muerte.

El dejarte, es cosa triste
el cogerte, cosa fuerte,
pues dejarte con la vida
es quedarte con la muerte.

Pétalos es, pues, el sencillo y sublime relato de una flor que nace de la muerte: del interior del cráneo seco de un toro. El contraste entre lo fuerte y lo sutil. Entre lo suave y lo salvaje. Enamora con la expresividad de sus personajes, con el encanto de sus rostros y sus sonidos. Sus paisajes en crayola armonizan con los mismos y la historia fluye en medio de una canción suave, que habla sobre la permanencia, sobre el  mágico contraste entre la vida y la muerte.


Vale destacar, también, el tremendo esfuerzo por parte de su equipo creador, que se quemó las pestañas por dos meses para terminar esta obra de arte. Ellos ganaron el premio de financiamiento Cortos de Vista y la Mención Especial del jurado en festival de cine universitario El cine que nos mueve. Ayer, además, les hicieron saber oficialmente, que se encuentran dentro de la selección oficial del festival Anim!Arte, que se llevará a cabo en Río de Janeiro – Brasil.


Desde aquí, felicidades y buenas vibras a este talentoso equipo.

Ficha técnica:

Dirección: Carla Montalvo
Co-dirección: Juan Diego León
Producción: Jackeline Quinte
Guión: Jackeline Quinte, Carla Montalvo
Diseño de expresiones: Diana Okuma
Tema Musical: Fiesta para los muertos, de Alejandro y Maria Laura
Protagonista: Francisca Aronsson
País: Perú
Año: 2015

viernes, 13 de noviembre de 2015

"Como en el cine"… o las desventuras de un joven cineasta



Por: Claudia Alfaro

Tenía una expectativa grande desde antes de ver la película. Para empezar el tráiler engancha desde el primer instante.

La historia trata de Nico, quien, tras una crisis amorosa (le sacaron la vuelta bajo sus propias sábanas de Star Wars), decide enfocarse en cumplir sus propios sueños. Es entonces cuando empieza la aventura de realizar un cortometraje de bajo presupuesto, y reúne a sus viejos amigos para lograrlo.


Desde ahí, ya se puede señalar que el argumento identifica a muchos adolescentes cinéfilos, que sueñan con hacer un corto o –mejor aún-, una peli. De muchas formas, vemos que se juega con los estereotipos: el de los amantes del cine, el de los estudiantes de audiovisuales en general, e incluso hay un claro estereotipo sobre una chica lesbiana. Esto puede molestar un poco.

Sin embargo, el mensaje de fondo es motivador: la película nos dice que debemos luchar por los sueños, y que nunca es tarde para alcanzarlos. Esto conecta con cualquier tipo de persona, lejos o cerca de formar parte de este loco mundo de claquetas y reflectores.  



Por otro lado, la comicidad del guión, narra un discurso bastante local. Tiene un lenguaje tan coloquial, que cualquier peruano podría entender con facilidad las bromas, pero los cinéfilos se sentirán particularmente enganchados. Es imposible no reírse de las bromas directas entre los actores. Ellos juegan con ciertas dosis de humor negro, y establecen una conexión real entre el espectador y la película. Vale decir, que este tipo de humor conserva la línea manejada por la popular serie Los Cinéfilos, también dirigida por Gonzalo Ladines y protagonizada por Manuel Gold (intérprete del protagonista de esta película).

Me pareció una buena película, en términos generales. Me gusta  por su narrativa: simple, directa, pero con dueña de ciertos giros que enriquecen la historia, y que son llevados a escena con carga irónica. La risa provocada en medio del drama, marca la firma, tanto del director, como de los actores, entre quienes destacan las figuras de Gisela Ponce De León, Pietro Sibille, Guillermo Castañeda, Andrés Salas, Fiorella Penano, y el ya mencionado Manuel Gold.


En cuanto a la fotografía de la pela, me parece que dieron en el grano. Colores vivos y resaltantes, encuadres simples, y cortos. Lleva un ritmo que acompaña el tono de la película ágil y entretenido de la historia.

Sin demasiadas pretensiones, pues, es una película que brilla por sus situaciones y cumple sus objetivos. Véanla.



Ficha técnica

Dirección: Gonzalo Ladines
Producción: Señor Z
Guión: Gonzalo Landines
Reparto: Manuel Gold, Gisela Ponce de León, Andrés Salas, Pietro Sibille, Fiorella Pennano, Joaquín Escobar, Daniela Baertl, Guillermo Castañeda, Jely Réategui, Javier Valdez
País: Perú
Idioma: Español
Año: 2015
Género: Comedia
Duración: 88 minutos


jueves, 12 de noviembre de 2015

Cinematosis Navideño 2015: Dar es sorprender



Por tercer año consecutivo, Cinematosis y Libros Delivery, en co-producción con la arquitecta Camila Gálvez, lanzan Cinematosis Navideño, tercera obra social tematizada con motivo de navidad.

La actividad consiste en regalarle una sonrisa a los niños 201 de inicial del I.E.I. Señor de la Misericordia, ubicado en la Urbanización Previ-3, en el límite de El Callao con San Martín de Porres. Realizaremos un show de películas de Disney, Star Wars y superhéroes, apoyados por los grupos de Cosplay Perú y Rebel Legion Outpost Perú. También llevaremos regalos, daremos una chocolatada y donaremos libros y útiles escolares a la institución.

A diferencia de años anteriores, en esta ocasión el evento marca el inicio de un plan mayor: Por primera vez, nos hemos lanzado a adoptar un colegio, con el objetivo de brindar ayuda de manera más constante y mejorar, tanto las instalaciones, como las condiciones de aprendizaje de los alumnos. Es por ello que a partir de ahora, Cinematosis y Libros Delivery trabajarán en esta actividad junto con la arquitecta Camila Gálvez, quien ha venido realizando proyectos de desarrollo en la zona.

¿De qué manera puedes apoyarnos a regalarle una feliz navidad a estos niños? Presentándote como Voluntario de Cinematosis, y ayudándonos a recolectar regalos, útiles escolares, libros para niños (de inicial) e insumos para la chocolatada. Comunícate con nosotros al inbox del fan page de Cinematosis, al de Libros Delivery, por correo electrónico a cinematosiscronica@gmail.com o a camilagalvezpe@gmail.com, o los teléfonos: 964367261 (Alexiel Vidam), 998074070 (Víctor Quirita), o 983668113 (Camila Gálvez).

Click en el flyer para ir al evento:


Auspician: Crisol, Hyperbrand, KP, XTN!, Editora Vuk, J&Familia, Estudio Torres y Torres Lara, Cusco Andino, Vigor, Legion 501st Outpost Perú, Cosplay Perú.


*También te puede interesar*



martes, 10 de noviembre de 2015

“Máxima Precisión”: una atípica visión de la guerra



Por: Sergio Lescano

Máxima precisión, dirigida por Andrew Niccol, es la antítesis de una película de guerra. Es más, si la ponemos al costado de Rescatando al soldado Ryan (Steven Spielberg), Apocalypse Now (Francis Ford Coppola) o Cartas desde Iwo Jima (Clint Eastwood), sería la oveja negra del grupo sin lugar a dudas. Y es que Máxima Precisión presenta un lado de la guerra que no se ve muy seguido en el cine: el moral. Esta película, en vez de mostrarnos las vicisitudes que vive un grupo de soldados en terreno enemigo, ensordecernos con explosión tras explosión, o exacerbar la guerra y presentarla como algo victorioso y rimbombante, se preocupa por adentrarnos en la psique de su protagonista, Thomas Egan, interpretado por un casi irreconocible Ethan Hawke. Es la guerra interna que lucha Thomas contra sí mismo la que nos presenta Niccol… y vaya que es una confrontación interesante de presenciar. En este sentido, podríamos decir que Máxima Precisión está en el mismo grupo al que pertenecen la galardonada The Hurt Locker (Kathryn Bigelow)  y la menos conocida Brothers (Jim Sheridan).  Estas tres películas, incluso, podrían conformar una especie de trilogía no oficial, con la culpa experimentada a raíz de la guerra como eje central en las tres.


Thomas Egan, piloto de la fuerza aérea norteamericana, es transferido a la unidad UCAV (vehículos aéreos de combate no tripulados) cuando la demanda por aviones piloteados baja. Conforme avanza la película, Egan no solo trata de  adecuarse al ritmo de un piloto de drones, sino que se ve inmerso en situaciones que lo obligan a preguntarse por qué es que extraña tanto el combate directo, y a la vez, por qué recién ahora, que se encuentra alejado del campo de batalla, ha comenzado a sentir algo que antes le era totalmente esquivo: la culpa y el remordimiento. Aturdido por estos sentimientos, Egan examina, a lo largo de la película, sus verdaderas motivaciones, y experimenta cómo la guerra lo va disociando poco a poco de su vida familiar.



La película pinta un retrato sumamente sombrío de la guerra, y este es su mayor mérito. Una cinematografía sobria, opaca y tan cruda como la guerra misma, es el fondo perfecto para diálogos carentes de clichés y abundantes en realismo. Cuenta –además-, con actuaciones convincentes, lideradas por un asombroso Ethan Hawke –absolutamente distinto al Ethan del que muchos se enamoraron en Before Sunrise-. La acertada dirección de Niccol se evidencia más en las escenas en las que Egan y su equipo reciben órdenes de la CIA de lanzar misiles a espacios geográficos específicos. Viendo en la pantalla a aquellos que morirán, segundos después de apretar un botón desde su cómoda y muy bien ventilada cabina de control, Egan comienza a tener una crisis de moral, justo delante de nuestros ojos. Algo admirable de la película es que esta crisis sale de la pantalla y llega hasta el espectador mismo, tomándolo por sorpresa. Y es que cuando vemos películas de guerra, estamos acostumbrados a dejar colgada la conciencia y a “disfrutar” con el arsenal de explosiones y balazos que visualizamos. Estamos bastante desensibilizados en lo que respecta al dolor ajeno, y más a aquel presentado en las películas de guerras más “típicas”. Lo que Niccol logra en Máxima Precisión es justamente que sintamos de nuevo. Nos hace cuestionarnos y, sin caer en lo manipulativo, nos incita a tomar una posición frente a la realidad que vemos. Nos devuelve la sensibilidad, en otras palabras y es un viaje nada menos que fascinante el que nos hace tomar.


Por su originalidad; por la gran actuación de Hawke que ancla el film, y por el test de moral que viene adjunto a la película, Máxima Precisión es una muy buena opción para disfrutar en el cine. Eso sí; no esperen un Pearl Harbor, sino un relato que refleja el lado más oscuro de una de las más oscuras realidades de la humanidad. 



Ficha técnica


Dirección: Andrew Niccol
Producción: Andrew Niccol, Mark Amin, Nicolas Chartier, Zev Foreman
Guión: Andrew Niccol
Reparto: Ethan Hawke, January Jones, Zöe Kravitz
Música: Christophe Beck
Idioma: Inglés
Género: Drama bélico
Duración: 102 minutos


lunes, 9 de noviembre de 2015

Cinematosis en el Otakufest 2015




Estuvimos cubriendo el Otakufest 2015, donde tuvimos la oportunidad de interactuar con los cosplayers, los fans del anime, manga, cómic y del cine de ciencia ficción y fantasía. También asistimos al show de los dobladores de Dragon Ball, pero lo más importante, tuvimos la oportunidad ver la presentación oficial de la película peruana La Venganza del Fachoy, y entrevistar a sus personajes: Sasha Settembrini (Pac Pow), Carlos J. De La Torre (Siu Cao), Roberto Cuba (Don Hai) y Miki Li Fox (Tausí).

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Los guerreros del chifa contraatacan en el Lima Geek Fest



Si te perdiste la primera presentación de La Venganza del Fachoy… ¡te traemos una buena noticia!, porque los guerreros Fachoy tendrán una segunda gran presentación donde mostrarán el trailer final del filme –previo al estreno-, realizarán un sketch distinto al de su primera presentación, e interactuarán con el público. Esto se dará, ni más ni menos, que en el Lima Geek Fest, que se realizará este 28 de noviembre, en el Jockey Club.


Por si aún no conocías la historia, La Venganza del Fachoy es una comedia de artes marciales que parodia las clásicas películas serie B de este tipo. Trata sobre Pac Pow (Sasha Settembrini), heredero del estilo de combate estilo chifa más conocido como “Fachoy”. Él se autodenomina “un asesino, traidor, un fugitivo del Fachoy…” debido a que, en una trágica contienda, acabó con la vida de su antiguo compañero Don Hai (Roberto Cuba). Por eso, tras sus pasos está Siu Cao (Carlos De la Torre), un incivilizado guerrero Fachoy sediento de venganza, y también heredero de este estilo de combate chifa.

¡No te pierdas esta emocionante y disparatada aventura culinaria! ¡Te encantalá!



Mia Wallace: la femme fatale noir de Tarantino



Mia: ¿No te molestan?
Vincent: ¿Qué?
Mia: Los silencios incómodos. ¿Por qué hay que decir tonterías para sentirse cómodo?
Vincent: No lo sé, es una buena pregunta.
Mia: Así sabes que has conocido a alguien especial. Cuando cierras la boca durante un minuto y compartes el silencio
Vincent: Nosotros no hemos llegado a eso, pero acabamos de conocernos.

Por: Sergio Cueto

Recuerdo bien que compré una revista española llamada Fotogramas, que le dedicó a Pulp Fiction –de Quentin Tarantino- un especial de 8 páginas. Ése número en particular tenía un poster enorme de Mia Wallace fumando un cigarrillo, tal cual aparece en la portada de la película, con un estilo vintage, como de cómic antiguo… y es que Pulp Fiction fue un gran suceso a mediados de la década de los 90 y Mia fue –en gran medida- culpable de ello.

Cabello estilo Chanel oscuro: corte liso, muy pulido a la altura del mentón con hebras oscuras y femme fatale noir: ¡Qué recuerdos! El póster de Pulp Fiction se ha convertido en todo un símbolo e icono del cine más subversivo e irreverente, siendo imposible no reconocerlo.
flequillo recto, labios gruesos y ese toque salvaje y sensual de nueva

Vibrante, arriesgada, diferente y genuina, Mia Wallace y Pulp Fiction colocaron, en 1994, todo un hito y símbolo de la genialidad y pasión cinéfila; se dice que ésta película cambió nuestra forma de ver el cine, sobre todo por el modo en la que se nos presentan las pequeñas historias dentro de ella.

Entonces, ¿quién es esa enigmática muchacha de 24 años que nos hizo pasar los diez minutos más electrizantes de la historia del cine? En una época en donde Meg Ryan enamoraba al respetable con sus comedias rosa, ver a esta mujer de pies largos y de rasgos fuertes, era realmente impactante. Eso la convierte en un gran enigma que intentaremos resolver.

¿Quién es Mia Wallace?

Interpretada por Uma Thurman, Mia está casada (recientemente) con Marsellus Wallace (Ving Rhames), el hombre rudo de la mafia. A pesar de que tiene muchas cosas materiales, parece estar mucho tiempo sola. Y sí, sufre además una marcada adicción a la cocaína, presente más de una vez en la cinta.

Sueña con ser actriz y su último trabajo fue un piloto (fracasado) llamado Fox Force 5, aquí la llamaron La Fuerza de Zorras 5, ni más ni menos. Existe un tema del que no le gusta hablar: Su pies.


Y es que se dice por allí, que Antoine Rockamora, mitad negro mitad samoano, fue arrojado por su esposo desde un cuarto piso por darle un inofensivo masaje de pies a Mia. Sí, un “masaje” en los pies bastante peculiar, del que no quiere dar detalles.

Si hablamos de escenas memorables, se me viene a la mente una que iniciaba así: “Marcellus Wallace, mi marido, tu jefe, te dijo que me sacaras a hacer lo que quisiera. Quiero bailar, quiero ganar, quiero ese trofeo”. Así de contundente se muestra la exótica Mia, ante un desanimado Vincent en la famosa escena del baile de Pulp Fiction. Descalzos y desprovistos de pudor, Travolta y Thurman improvisaron una de las más icónicas y homenajeadas coreografías del séptimo arte, el twist de You never can tell, inspirado en la cinta 8 1/2 del gran Federico Fellini; un clásico de aquellos.



Sobredosis de Amor, sobredosis de Pasión…

1:30 de la madrugada y la noche aún es joven, y es que si algo que nos ha enseñado la traviesa Mía es que al salir con ella es bueno tener a la mano un libro de primeros auxilios, siempre: Uno nunca sabe lo que puede pasar si confundimos heroína con cocaína, y los resultados pueden ser más que desastrosos. Se dice que la secuencia de la jeringa generó gran tensión en algunos espectadores al presentarse en el Festival de Nueva York en su momento, ¿el resultado? Un hombre desmayado –según reportes oficiales- debido a su gran realismo.


La interpretación de Uma Thurman fue increíblemente alabada por la crítica, pues su imagen es el símbolo indiscutible de la película; por ella obtuvo nominaciones al Oscar, al Globo de Oro, al BAFTA, y al premio del Sindicato de Actores de 1994 como Mejor actriz de reparto.

Finalmente, si algo nos ha enseñado Mia Wallace, es que, aunque no todos los silencios son incómodos, un chiste puede ser la mejor forma de despedirse ante molestas situaciones. Todo un personaje. Según la leyenda, el director consiguió que la actriz le diera el sí mediante el expeditivo método de llamarla por teléfono a su casa y leerle el guión completo del filme: ¡Vaya que valió la pena!

Bonus Track…

Diez años después de esta película, en 2004, Thurman volvió a trabajar con el alocado Tarantino protagonizando Kill Bill, donde interpretaba a Beatrix Kiddo. Y ya que hablamos de Kill Bill, en la conversación en el restaurante; concretamente, en el momento en que ella y Vincent hablan sobre el piloto que hizo, ella comenta que formaba parte de un comando de 5 chicas: una rubia, una china, una negra, una francesa, y ella, la más letal con los cuchillos.

¿Curiosa coincidencia verdad? ¿No estará hablando de las 5 chicas integrantes del Escuadrón Víbora Letal de Kill Bill? Dudo mucho que sea una casualidad pues el proyecto Kill Bill era algo que Tarantino tenía en la cabeza desde hace tiempo atrás.

A pesar del brillante trabajo de Thurman como Mia Wallace, la actriz no fue la primera opción para el personaje. Antes de ella la producción consideró nombres como Michelle Pfeiffer, Isabella Rossellini, Meg Ryan e incluso Julia Louis-Dreyfus (quien rechazó al personaje por Seinfeld).


La apariencia y personalidad de Mia se basan en Elvira (Scarface) aunque ella es rubia y el Mía tiene el cabello marrón. Elvira también es adicta a la cocaína y a salir con los secuaces de su marido y es –sin lugar a dudas- uno de los personajes más notables de una de las mejores películas jamás creadas. Un molde genial para un nuevo personaje igual de genial.


lunes, 2 de noviembre de 2015

Por primera vez en Perú: estrellas de "Harry Potter", "The Walking Dead" y "Arrow" juntas

Lima Geek Fest reunirá a estrellas del cine nacional e internacional


Por primera vez en nuestro país, una convención de fans consigue convocar a cuatro estrellas del cine hollywoodense y las series norteamericanas que la están rompiendo en la actualidad.

Nos referimos a Lima Geek Fest, evento que se realizará el 28 de noviembre en el Jockey Club, y que traerá, desde el colegio Hogwarts, a Bonnie Wright (Ginny Wasley), acompañada por Stanislav Lanevsky (Viktor Krum), ambos personajes importantes de la saga de Harry Potter. Desde el distópico mundo de los zombies, llega la actriz Laurie Holden, más conocida como “Andrea”, de The Walking Dead. Finalmente, desde el universo DC, llega la actriz Caity Lotz, recordada por su papel de Canary en Arrow y White Canary en Legends of Tomorrow. Ellos responderán las preguntas de sus fans desde el escenario, y contarán con sesiones privadas de fotos y autógrafos.

Pero como no todo lo bueno viene de afuera, la convención contará también con las presentaciones de los filmes nacionales La Venganza del Fachoy –primer filme de comedia de artes marciales Made in Perú- y No Estamos Solos –último filme de Daniel Rodríguez Risco-. Los actores y autores de ambas películas compartirán sus experiencias con los asistentes, además de firmar autógrafos y tomarse fotos con ellos.


Por si fuera poco, podrás aprender a utilizar “La Fuerza” en el taller Jedi de Star Wars, asistir a una zona medieval completa con torneos de espadas, y morir de miedo en el terrorífico Escape Zombie. El evento también contará con exhibición de Quidditch y competencia de Cosplay. ¡No te lo pierdas!

Compra en los módulos de Tu entrada de Plaza Vea y Vivanda.

La fascinación del cine dentro del cine

Declaraciones de un fan de Scream



Por: Sergio Lescano

Existen muchas razones por las cuales la saga de terror Scream (cuatro películas en total, todas dirigidas por el recientemente fallecido Wes Craven), se ha convertido en una de las más reconocidas, referenciadas, parodiadas y emblemáticas de la historia del cine.

Si no conoces absolutamente nada acerca de Scream (lo cual es muy improbable), estás en la minoría, pero tienes ahora la fantástica oportunidad de descubrir una saga poco convencional, siempre entretenida y que se torna más interesante y profunda cada vez que la vuelves a ver. Por otra parte, si eres de aquellos que ha seguido la saga de forma esporádica, perdiéndose alguna de las cuatro entregas, espero que al final de este nada pretencioso y totalmente geek-y post, te animes a darle una chequeada completa.

A continuación, desarrollaré tres razones específicas por las cuales esta saga ha despertado tantas pasiones como gritos. ¿Listo para gritar? ¡Fanboy mode on! Aquí vamos…


Metaficción: Scream está llena y rebalsando de metaficción. ¿Que con qué se come eso? Te lo explico en una frase: el cine dentro del cine. Los personajes de Scream hablan de películas de terror que probablemente hayas visto si eres fanático del género. Sus protagonistas discuten la verosimilitud de las escenas de Halloween, mencionan decenas de directores y películas cuyos nombres seguramente te son muy familiares (como James Cameron o El Silencio de los Inocentes), y analizan con sumo escrutinio las convenciones del género (convenciones que, por cierto, no son ajenas a la saga, de ahí lo brillante de la misma). Entre dichas convenciones están, por ejemplo, “las reglas para sobrevivir en una película de terror”, implícitamente establecidas por todas aquellas películas de las cuales los protagonistas de Scream son fanáticos. Este juego de referenciar películas va más allá de la mención de las mismas. Por dar un ejemplo –simple pero claro-, en la primera entrega de la saga, el conserje de la escuela utiliza un polo rojo y verde, y lleva por nombre “Fred”; una clara referencia a Freddy Krueger, el asesino de la saga de A Nightmare on Elm Street, cuya primera película fue dirigida también por Wes Craven (¡quien además interpreta el rol del conserje!). Estas referencias están presentes durante toda la historia y constituyen, para cualquier fan del terror, pequeños guiños a su propio conocimiento y afición por dicho género. En este punto, debo destacar que el no estar familiarizado con todas las referencias que habitan Scream, no impide el disfrute de la trama, pero es precisamente esta característica; su consciencia de sí misma y de las películas que la preceden, la que diferencia a esta franquicia de todas las demás de su género, y la principal razón por lo que ha sido elevada a status de saga de culto. 




Personajes memorables: “Un grupo de amigos va a una casa de campo a pasar el verano, todos deseosos de alejarse del estrés de los estudios. Sin embargo, allí se encuentran con algún asesino o monstruo que los va matando uno a uno de forma violenta, explícita y, por supuesto, sangrienta.” Típico, repetitivo. El terror ha sido un género muchas veces maltratado. Muchos directores o ejecutivos de productoras creen que mezclando los ingredientes mencionados (un grupo de chicos atractivos, un monstruo despiadado y escenas de matanza extrema), ya tienen una película de terror que recaudará millones de dólares. 

En realidad, lo que tienen son películas que no ofrecen más que unos cuantos sobresaltos, pero que finalmente fallan al momento de causar verdadero miedo. ¿Por qué sucede esto? Pues porque en la fórmula “ganadora” de estas películas, dos ingredientes cruciales han sido dejados de lado: la trama y los personajes. Una buena película crea empatía entre el espectador y los personajes. ¿Quién no ama odiar a Miranda Priestly (fantástica Meryl Streep en El Diablo Viste a la Moda)? ¿Y quién no odia amar a Stiffler (extraordinariamente insoportable Sean William Scott en American Pie)? Sean amados u odiados, los personajes deben causar algún tipo de reacción en el espectador. Una mala película por lo general sufre de personajes insulsos, con los que uno no se identifica ni forma conexión alguna. Es lamentable, pero las películas de terror muchas veces pecan de plagar sus escenas con personajes de este tipo. En estas cintas, más que presenciar una verdadera película de terror, somos testigos de un desfile de matanzas ante las cuales somos prácticamente indiferentes, y tras las que no hemos cambiado en nada. No hemos reflexionado acerca de nada. Nada nos ha sorprendido y, peor aún, nada nos ha asustado de verdad. Es precisamente en este rubro, el de los personajes, que Scream sale a la carga y arrasa con este tipo de películas de terror con protagonistas olvidables, que uno siente que ya vio antes, o que olvida a los segundos de haber salido del cine. Poco a poco, el director nos va presentando personajes carismáticos, bien trabajados y sobre todo, multidimensionales; conectados por un argumento verosímil, y amparados bajo un guión dinámico, inteligente y sumamente entretenido. Ellos experimentan una verdadera evolución a lo largo de las cuatro películas de la saga, que resulta nada menos que fascinante.

Argumento: Scream nos narra la trágica historia de Sidney Prescott, una joven estudiante de secundaria atormentada por los recuerdos de su madre, quien fue asesinada recientemente. El pueblo ficticio donde ella vive, Woodsboro, se estremece ante el repentino asesinato de un par de sus compañeros de  escuela. Pronto, Sidney se convierte en el foco de atención del enmascarado asesino, haciendo que todo el que tenga contacto con ella corra el riesgo de sufrir una terrible muerte. Bien, hasta ahora quizá pienses que te he estado tomando el pelo. Que la trama de Scream se parece a la de cualquier otra película de terror. Pero en realidad es todo lo contrario. En todas las entregas de la saga, Craven dota a su asesino de un motivo, desconocido hasta el final de cada película, y juega siempre con el elemento sorpresa. El asesino siempre es alguien que Sidney conoce y es aquí donde Craven dispara a nuestras emociones y nos hace partícipes del misterio. ¿Quién es el asesino? ¿Por qué quiere matar a Sidney? Casi sin darnos cuenta, somos envueltos por la trama y buscamos –tan desesperadamente como los protagonistas- respuestas a los sangrientos crímenes.


Así que ahí lo tienen. Tres simples pero poderosas razones por las cuales Scream es de visionado obligatorio (sobre todo para los fanáticos del cine del terror). Ninguna otra película critica los clichés de este género a la vez que incurre en ellos. Pocas son las que logran combinar momentos cómicos con momentos de auténtico suspenso de forma tan natural. Y lo más importante: Muy pocas películas de terror logran dar verdadero miedo, por el simple hecho que lo que muestran –y cómo lo muestran-, resulta muy inverosímil o irreal. Por el contrario, hay algo muy creíble y visceral acerca de Scream. En esencia, trata sobre alguien rencoroso, ansioso por cobrar venganza, que, por su afición al cine de terror, resuelve que la mejor forma de hacerlo es apuñalando a aquel que le causó daño, cuantas veces sea necesario, hasta que ya no pueda gritar.