miércoles, 30 de abril de 2014

Propuesta en Serie B

Entonces Ruth: una atípica historia de ciencia ficción Made in Lima


Por: Alexiel Vidam

Entonces Ruth… Con sólo escucharlo, nadie diría que es el título de una película de ciencia ficción. “Entonces Ruth” podría haber sido “Entonces Juan” o “Entonces María”, como bien lo señaló su director, Fernando Montenegro, cuando tuve la oportunidad de conocerle en persona. Para colmo de “males”, Ruth no es una Mujer Maravilla con superpoderes, ni una intrépida Princesa Leia. Ruth es una mujer como cualquiera. Simplona, inocentona, curiosa pero “ahí nomás”. Y es que la propuesta de Montenegro es ésa: “¿Qué haría un humano promedio en una situación amenazadoramente atípica?”.


 La trama rompe con el esquema clásico de narración. Aquí no hay “inicio-nudo-desenlace”. El filme juega a ir y venir en el tiempo constantemente. Partimos 40 años en el futuro, para observar el encuentro entre una monja y un refugiado agnóstico. Él se siente aterrorizado ante la próxima llegada de los aliens. Ella se muestra incrédula ante todo eso. Irónicamente, ella tiene una fe ciega en dios, mientras que él cree sólo en Sartre. Posiciones enfrentadas que se atraen mutuamente. A pesar de sus posturas distintas, notamos una fuerte tensión sexual entre los dos. Al mismo tiempo, el que la monja no use hábito parece ser adrede; no sólo símbolo de modernidad sino también un afán por mostrarla como mujer; y es que así la ve el hombre.

Luego un enorme salto en nos adelanta 30 años. La llegada extraterrestre es un hecho. No se trata de alienígenas amigables. Tampoco se parecen a nosotros. Mucho menos tienen aspecto de luz incandescente. Por el contrario, su apariencia es monstruosa, y por si fuera poco, se alimentan de carne humana. Ante la inminente invasión, la comunidad de temas OVNI Nova 37 decide realizar un encuentro de paz con los aliens. Para este encuentro –del que en verdad nadie espera un buen final- eligen a Ruth.


Hasta aquí, el argumento indica que nos hallamos frente a una típica Space Opera (aventura espacial), con el defecto de poseer un presupuesto bajísimo, lo cual convertiría a Entonces Ruth, en una película de Serie B. Sin embargo, el tema central de la película no es la invasión, sino el mundo interior de Ruth, el cual el autor explora a profundidad mediante recuerdos, flashbacks e imágenes confusas representativas de los sueños del personaje. Ésta es, también, una película surrealista. De hecho, varias tomas recuerdan un poco a Buñuel, y en ocasiones a 2001: Odisea en el Espacio, especialmente por la inserción de la música que provee una atmósfera similar.

Vale aclarar que lo “cutre” en este filme no es un defecto de producción, sino un recurso estético utilizado por el director con un propósito. Aunque nos duela, es su manera de criticar nuestra sociedad. El escenario en el que se desarrolla la historia es Perú, es Lima, es una Lima postapocalíptica, decadente como lo puede ser una ciudad gringa en sus filmes cyberpunk, pero a la vez, limeñisimamente “chicha”.




Hay un reproche sobre todo a la mediocridad y a ese afán de parecer lo que no somos. En Entonces Ruth notamos que los protagonistas no son precisamente adinerados (se dice que Ruth tiene plata, pero en ningún momento se observa). De hecho, viven en ambientes deprimentes, pero todos tienen un robot. Un robot de segunda (o de tercera… como nuestros autos en general), pero un robot al fin y al cabo. Un detalle anecdótico es que varios de estos robots parecen sacados del basurero de los Power Rangers… o de sus antecesoras niponas (¿Alguien recuerda a Liveman, Flashman, Jiban…?). Montenegro demuestra su humor sarcástico al denunciar el esfuerzo ridículo de aparentar… Cuando te compras el último celular, la última tele… y luego la casa sigue a medio construir o no hay la luz… ¿Te suena familiar? Cosas que se ven.


Personalmente puedo decir que disfruté mucho de estos sarcasmos. Será quizás que comparto ese humorcito negro con el autor… esa ironía. Debo admitir además que suelo sensibilizarme con los personajes solitarios y melancólicos, y en este filme, todos los personajes son “huérfanos”; no tienen familia, están solos. Será quizás por eso, que a pesar del temor, Ruth se ofrece como voluntaria… No tiene nada que perder.


(*Tuve la oportunidad de observar esta película y conocer a su director participando en Cine Debate 2014, patrocinado por Cinematosis, El Portal Producciones y Revista Dedomedio. Si quieres seguir la movida independiente peruana, estate pendiente a la próxima proyección de Cine Debate.)

Ximena Díaz, actriz de "Loco Cielo de Abril", te invita a participar en Cinemafic 2014

Gracias Ximena por apoyar nuestras locuras... :).



Descarga de aquí las bases, y haz click aquí para ingresar al evento y seguir el desarrollo del concurso. 

Ultradecadente


Por: Alexiel Vidam

Neo Tokyo-Japón, año 2019. Un ambiente deprimido tras el Holocausto, tras la tercera gran guerra. La decadencia reina en las calles. Surgen nuevas sectas que anuncian la llegada de un nuevo comienzo tras el “despertar de Akira”. Mientras tanto, el gobierno sostiene experimentos secretos en la clandestinidad, utilizando como conejillo de indias a un grupo de niños y adolescentes huérfanos.

Vi Akira por primera vez hace unos diez años. Aquella vez me impresionó por el trazo realista, ese estilo visual futurista y ultradecadente, sus caracteres perturbados, su música hipnotizante, y esas tomas tan impresionantes en las que personajes se deshacen y mutan de manera monstruosa.


Sin embargo, admito que no la supe apreciar. Sabía que me hallaba ante a algo grande y complejo, pero qué decir... mucho reto para la época. Tenía 13 años. Era una chiquilla acostumbrada a los rollos de "buenos y malos". Aquí esa línea no estaba definida. 

15 años después, la volví a ver. La experiencia fue bastante distinta.


Tokyo Cyberpunk

Neo Tokyo-Japón. Año 2019, 31 años después de la Tercera Guerra Mundial. La ciudad denota la depresión de los supervivientes a una masacre nefasta, que a su vez se inició con la explosión de una nueva bomba hiper destructiva. Reinan el terrorismo, la corrupción, la delincuencia juvenil y el abuso de sustancias. En medio del caos, surgen sectas religiosas en torno al mito de Akira, considerado una suerte de Dios salvador. Akira llevaría al mundo a la “fase cero”, a un destino mejor.


Es en este escenario que transcurren las vidas de Kaneda y sus amigos, una banda de inadaptados adolescentes con porvenir bastante negro. Todos ellos son huérfanos o fueron abandonados desde niños y asisten a una escuela reformatoria. Su pasatiempo favorito es hacer carreras de motociclismo en plena calle y agarrarse a golpes con la banda de “Los Payasos”.

Kaneda

Kaneda tiene un protegido: Tetsuo, su amigo de infancia, el débil del grupo, al cual todos golpean y agarran de punto de burla. Este personaje se muestra acomplejado, resentido, envidioso. Él, por una parte, admira y aprecia a Kaneda, pero por otra, desea superarlo y ser más fuerte que él.

Tetsuo

En una de sus correrías, Tetsuo se topa con un extraño niño de rostro arrugado, cabello blanco y piel verde. El niño tiene el poder de controlar, transformar y destruir utilizando su propia energía vital, y ello hace que Tetsuo salga herido. En ese momento aparece la policía, expulsa al resto de la banda y se lleva a Tetsuo a un laboratorio, donde unos científicos lo utilizan para  una serie de experimentos.


Entre la contemplación y la angustia

No cabe duda de que Akira fue toda una revolución en 1988, tanto por su temática transgresora como por la técnica empleada en su realización. Es, hasta hoy en día, una de las películas más influyentes del estilo anime (animación japonesa). Está basada en el “manga” (cómic japonés) homónimo de Katsuhiro Otomo, director de la película.

Las influencias del autor van desde el cine occidental hasta sus propias vivencias. Sus argumentos están marcados por el dramatismo de Tezuka (Astroboy), padre del manga moderno. El contexto en el que creció Otomo también es fundamental: le tocó pasar la adolescencia durante los turbulentos años sesenta, siendo testigo de las constantes manifestaciones de estudiantes y trabajadores contra el gobierno japonés. Sin embargo, el estilo rebelde del autor terminaría de formarse y de madurar después de su encuentro con filmes estadounidenses como Mi vida es mi vida o Easy Rider, los cuales sirvieron de inspiración para crear más adelante a personajes como Kaneda y su banda de motoristas.


Como ya mencionamos, el ambiente que se dibuja es un Japón urbano, postapocalíptico y decadente, que en varias tomas recuerdan a las de filmes nortemaricanos como Blade Runner o Dark City.

Los escenarios están llenos de detalles. Los colores fríos y opacos de las tomas de la ciudad o las vías de escape subterráneas (alcantarillas, especialmente), se encuentran con los rojos encendidos de escenas de acción y destrucción. La desesperación se dibuja en los rostros de los protagonistas. Los sentimientos de ansiedad, frustración y furia. Los espacios recargados de inmensos muros y edificios combinados con las voces apocalípticas producen claustrofobia. Se nos mantiene en vilo; a la espera de ser sorprendidos por algo espeluznante.


Sin embargo, creo que una de las cosas que más sorprende del filme es esa interesante combinación entre secuencias reflexivas y filosóficas, y momentos veloces cargados de adrenalina.

En definitiva, pienso que para observar Akira se necesita dos características altamente contrastantes: 1) Mucha paciencia, sensibilidad y capacidad de abstracción. 2) Nervios de acero para pasar de la contemplación a la angustia de manera abrupta.





**Un regalito**


Akira, película completa

lunes, 28 de abril de 2014

Cinemafic 2014: Tu propio "rollo"


Señoras y señores, Cinematosis y El Buen Librero se enorgullecen en presentar el concurso Cinemafic 2014.

¿En qué consiste? Seguro que al ver una película, muchos de nosotros nos hemos puesto a “alucinar” con la idea de cambiar el desenlace, o “¿qué habría pasado si a partir de tal punto tal personaje hubiese hecho esto y no lo otro…?” o “¿y si se quedaba con tal y no con tal?”. Pues de eso se trata, de sacar al escritor que llevamos dentro e inventar nuestras propias historias en base a cine.

Les comentamos, además, que habrá grandes premios para 3 primeros lugares y que la ceremonia premiación consistirá en un pequeño show plagado de sorpresas.

¡Así que no se lo pierdan!  Presionando en el flyer de abajo pueden descargar las bases. Y si desean más información pueden comunicarse al: 964367261 (Alexiel Vidam) o al 981335829 (Gianfranco Hereña). También a los mails: cinematosiscronica@gmail.com o buenlibrero@gmail.com


Descarga de aquí las bases, y haz click aquí para ingresar al evento y seguir el desarrollo del concurso. 

domingo, 27 de abril de 2014

El director de "Loco Cielo de Abril" te invita a participar en Cinemafic 2014

El director Sandro Ventura lanza el primer anuncio oficial de Cinemafic 2014, concurso organizado por Cinematosis y El Buen Librero.





Descarga de aquí las bases, y haz click aquí para ingresar al evento y seguir el desarrollo del concurso. 

viernes, 25 de abril de 2014

La Muerte Roja en Serie B

Corman y la obra de Poe


Por: Alexiel Vidam

Roger Corman, “el amo de la serie B”, nos trae esta adaptación de La Máscara de la Muerte Roja, cuento original de Edgar Allan Poe. Corman no solía demorar más que unos días para realizar sus largometrajes, pero para esta ocasión, se tomó la molestia de viajar a Inglaterra a fin de conseguir la ambientación adecuada, y le dedicó dos semanas enteras al rodaje. Actualmente, la película está catalogada como un clásico del cine de horror de los 60’ y una de las obras más representativas del director.

La verdad es que nunca fui muy afanada a Poe como cuentista (sí, les sonará raro, pero yo lo prefiero como poeta… de hecho, en ese rubro, me encanta), pero hace poco, mientras revisaba mi libro de Las 1001 películas que hay que ver antes de morir (libro que todo cinéfilo debería tener), llamó mi atención el título de un film que llevaba el nombre de uno de sus cuentos: La Máscara de la Muerte Roja (1964). Así que, como buena pirata cibernética, procedí a descargarla de puro curiosa.


De qué va esto

La historia se desarrolla con bastante fidelidad al cuento original, con excepción de algunas salvedades que ya nos encargaremos de mencionar.

Próspero, interpretado por Vincent Price.

Próspero (Vincent Price) es el príncipe de una tierra ficticia, según el film, ubicada en Italia. Se trata de un soberano torturador, extravagante, manipulador y sádico; un libertino por donde se le mire. Tiene el poder de intimidar, oprimir y someter tanto a ricos como a pobres, a aldeanos o nobles poderosos. Es, además, el líder de un culto de adoración a Satanás, “el asesino de Dios”.



Él se divierte en su castillo, lanzando diamantes y perlas a sus amigos. Éstos se ridiculizan actuando como animales y participando de ritos obscenos. Mientras tanto, el pueblo espera con ansias el momento de la liberación, anunciada por un “Santo” misterioso. Paradójicamente, en ese momento la “Muerte Roja” acecha. Es un terrible virus que no tiene piedad ni de los niños.



Próspero no se inmuta; él y sus invitados se encuentran resguardados en su fortaleza, lejos de la enfermedad. Una noche decide realizar una mascarada para divertir a sus súbditos. Todos deben aparecer disfrazados de lo les plazca, pero los atuendos rojos están prohibidos.

En medio de la danza, un osado intruso penetra en el castillo. Viste capucha roja y antifaz.


Cuento VS. Película

Descarga el cuento original
Seguramente muchos seguidores de Poe se indignarán por esto, pero me quedo con la película.

Sí, es de bajo presupuesto y  puede que haya dejado de dar miedo en estos días (de hecho, la actuación de Jane Asher como Francesca tampoco me convenció). Sin embargo, me parece que la historia se presenta de manera mucho más rica, compleja y completa que en el cuento original.

Los cuentos de Poe siempre me han dejado un sabor a descontento al final. Siento que arrancan bien, que enganchan, pero luego se llenan de “huecos” y los giros se vuelven tan bruscos que pierden verosimilitud. Sus personajes se me hacen flojos; no tienen personalidad muy trabajada, lo cual, a mi parecer, se tira abajo el argumento.


Roger Corman, curiosamente, siendo de aquellos directores que quieren ahorrase hasta el café, supo completar esos vacíos de la narración. Los personajes están muy bien dibujados (especialmente Próspero, representado con maestría por Vincent Price –actor fetiche de Corman-); se ahonda en ellos y se plantea todo un contexto tenebroso que justifica y explica aquellos rasgos de carácter que parecen sin motivo en el cuento original.


Próspero (Vincent Price) y Francesca (Jane Asher)

Los escenarios son recargados y coloridos. En ellos se revuelcan como monos, burros y gusanos, un montón de nobles de rostro grosero. Están sometidos al poder de Próspero. Le alaban ciegamente a cambio de protección y frivolidad. Irónicamente, él no tiene reparo en matar a sus invitados. Pero la codicia es cegadora. Nadie cuestiona si acaso Próspero no es peor que la propia peste.




El film, además, se toma la libertad de introducir nuevos personajes y significados a la historia de Poe. Cabe resaltar el tema de la “liberación”, mencionado desde el comienzo de la película: El pueblo oprimido se regocija ante la idea de escapar al poder del monarca, pero no cuenta con la condena de que lo único capaz de “liberarlo”, es otra amenaza mortal. Un mensaje de fondo bastante burlón y pesimista.


jueves, 24 de abril de 2014

Conversamos con Ximena Díaz, la alocada "Viviana", de "Loco Cielo de Abril"



Sin duda, uno de los personajes más divertidos y carismáticos de la película Loco Cielo de Abril, es la alborotada y sexy Viviana, una mujer -como decimos "en limeño"- "sin paltas ni ataduras".

Tuvimos la oportunidad de conocer personalmente a Ximena Diaz, la encantadora actriz que interpreta a este personaje.



Entrevistadora: Alexiel Vidam

Video, audio y edición: Papicha Producciones

Fiorella Rodríguez nos habla sobre su papel en "Loco Cielo de Abril".



Loco Cielo de Abril se mantiene en cartelera. Arrancando su cuarta semana, ya superó los 100 mil espectadores.

Como para celebrar este nuevo taquillazo del cine nacional, fuimos a visitar a la actriz y presentadora de televisión Fiorella Rodríguez, quien interpreta a la protagonista de esta encantadora película.



Entrevistadora: Alexiel Vidam

Video, audio y edición: Papicha Producciones

miércoles, 23 de abril de 2014

Cine Debate 2014 presenta película peruana de ciencia ficción


Cine Debate es un proyecto sociocultural organizado por la comunicadora y actriz Tatiana Novoa, en colaboración con la Universidad de Lima y con el patrocinio de Cinematosis, El Portal Producciones y la Revista DedoMedio. Su objetivo es crear un espacio para conocer y discutir sobre el cine independiente nacional.

Cine Debate 2014 continúa sorprendiendo con lo mejor del cine nacional de autor. Esta vez, se lanza con la proyección de un filme bastante ambicioso, perteneciente al género de la ciencia ficción. Se trata de Entonces Ruth, de Fernando Montenegro, uno de los más destacados realizadores de la movida independiente en Lima. Cabe anotar que su anterior película Cada Viernes de Sangre, fue aclamada por la crítica y recibió el premio a la mejor película peruana del 2011 por parte de la revista Godard!.

La historia que se presentará el próximo Viernes 25 de Abril, en La Ventana Indiscreta de la Universidad de Lima, nos traslada a un futuro no muy lejano, en el cual la Tierra es atacada por alienígenas carnívoros. Para acabar con la masacre, la comunidad de temas OVNI “Nova 37” realiza un pacto cercano de paz con los extraterrestres.

No se pueden perder esta interesantísima propuesta que dará en la yema del gusto a los amantes del género. Vale decir que, además, en la presentación se contará con la presencia del ilustrador CarlosLavida, quien presentará caricaturas relacionadas con el filme. También se realizará sorteos y concurso que serán premiados con pósters y merchandising de la película.

Les recordamos que la proyección arranca a las 7 PM y el ingreso es completamente libre. Se obsequiará revistas DedoMedio a los primeros en llegar.


Ilustrador de Marvel Comics llega a Perú

“Me encantan las películas de Hitchcock”



Por: Alexiel Vidam

Renato Guedes, tiene 34 años y desde los 18 trabajó como ilustrador. Estudió en la escuela de artes llamada Fábrica de Quadrinhos en su tierra natal, Brasil, donde aprendió de muchos maestros que trabajaban con marcas estadounidenses como Marvel y DC Comics.

Renato es el responsable de haber dado vida a Superman durante seis largos años, además de realizar otros trabajos para DC y crear adaptaciones en papel de series de TV y películas tan populares como Saw (Juegos Macabros) o la saga de Alien. Actualmente trabaja para Marvel Comics y ha construido la imagen de personajes tan reconocidos como Wolverine y Constantine

Él llega a nuestro país con motivo del Pop Corn Festival, donde se presentará este Domingo 27 de Abril. A continuación, Renato nos habla un poco sobre su carrera, sus influencias, y sus sentimientos encontrados con el cine.

Wolverine, por Renato Guedes.

¿Cómo surgió tu interés por la ilustración, y sobre todo, por el cómic?
El interés fue desde siempre, desde la infancia. A diferencia de otros niños que a cierta edad dejan de dibujar, yo nunca dejé de dibujar. Dibujé toda la infancia y la adolescencia…  Ahora, por los cómics fue sobre todo desde la adolescencia porque a los 12 años, 13 años, más o menos, fue que empecé a leer cómics de superhéroes y vi que era posible trabajar con eso, porque yo me enteré que había artistas de acá y de varias otras  partes que dibujaban las cosas que a mí me gustaban. Fue ahí que empecé a tomarme más en serio la historieta.

¿Antes de trabajar con las grandes marcas de comic norteamericano, a qué te dedicabas ahí en Brasil?
Yo siempre trabajé como dibujante, como ilustrador. Empecé desde muy temprana edad, desde los 18 más o menos. Yo trabajaba la para publicidad, para editoriales y periódicos; o sea, yo ya ilustraba para varios medios. También hice algunos trabajos para revistas locales, hasta que en un momento decidí dedicarme al cómic americano y entonces me puse a hacer muestras para presentarlas a las editoriales de allá.

Superman, por Renato Guedes.

¿Cómo es que logras hacer el contacto con  las marcas norteamericanas?
Yo tengo un agente que hace este contacto. Es un amigo mío que también es dibujante, que tiene más experiencia en lo que es el contacto y la negociación con las editoriales. Obviamente yo participo también de estas negociaciones; siempre estoy en contacto con los editores. Para mí es mucho más cómodo concentrarme solamente en dibujar. Mi agente que se dedica a toda esa parte aburrida que yo no quiero tratar; se encarga de todo y yo trabajo. Obviamente tiene un costo; él se lleva un porcentaje, pero para mí vale la pena; es mucho más cómodo trabajar así y no estar negociando, buscando trabajo, arreglando trámites de contratos, de pagos… Yo me concentro solamente en dibujar.

¿En algún momento cruzó tu mente la idea de probar con estilo manga o cómic europeo?
Yo siempre fui fan de todos los géneros de arte –no  sólo de historieta-, por ejemplo de la pintura; dedico bastante tiempo hoy a la pintura, a las artes plásticas, algo que siempre quise hacer. Lo mismo con los géneros de historieta.

En un momento de la adolescencia yo leía manga, entonces quería dibujar manga también. Pero el tema con el manga, es que no es una industria factible trabajar con ello desde aquí; es algo muy complicado.

Leía también muchas historietas europeas y de hecho tengo proyectos con autores franceses en este momento para la industria francesa. Siempre me gustó la idea de ir a otros mercados, de buscar otros desafíos. No es que yo sea un fanático del comic norteamericano. Todo lo contrario; me gustó muchísimo en la adolescencia, estuve 11 años trabajando para la industria estadounidense, pero no soy un fanático; yo estoy en busca de otros desafíos también.

Tintín fue una de las historietas que leyó Renato durante su infancia.
Steven Spielberg la llevó al cine en 2011.

¿Nos cuentas algo sobre esos proyectos?
Tengo varios proyectos con el guionista Jean-David Morvan, guionista que en Francia es muy conocido y tiene algunos grandes éxitos como Estela, además de trabajos publicados en las principales editoriales de Francia. Con él tengo un proyecto para Resident Evil, pero aparte de eso tenemos un proyecto propio, una creación nuestra; no es que Marvel, DC u otra editorial nos encargara el proyecto. Nos hemos juntado a tirar algunas ideas, hemos creado algunos personajes y la historia se encuentra todavía en fase de creación.

¿Qué nos dices de tus influencias?
Tengo influencia de todos, o sea de Moebius, de Manara, de las cosas q leía en la infancia como Asterix, como Tintín. Tengo mucha influencia también –aunque no se note mucho en mi trabajo-, por ejemplo de Katsuhiro Otomo que fue para mí muy impactante, porque yo soy de la generación de los 80’ y para todos los que vivimos el comic de los 80, Akira fue algo de otro planeta.

Aparte cuando puedo siempre busco un nuevo artista, alguna nueva historieta. En especial me gusta muchísimo el arte de la historieta europea; es muy bien cuidada. Claro que al ser libros, el autor tiene mucho más tiempo para producirlos, entonces quedan con un nivel artístico muy bueno.

Akira, historieta japonesa con adaptación en película animada.

He escuchado que también te sueles inspirar en el cine…
Del cine me gusta más que nada me gusta muchísimo la parte técnica de la narrativa. Me encantan las películas de Hitchcock, por ejemplo. Me gustan sobre todo las películas antiguas. Me gustan muchísimo porque son muy puntuales en las técnicas narrativas, en los elementos; son hasta un cierto punto minimalistas con el contenido de información y, al mismo tiempo, muy efectivos para comunicar. Entonces yo siempre estudio la narrativa de Hitchcock, de Stanley Kubrick; son una fuente de inspiración también.

Entonces eso se refleja en la parte del manejo de viñetas, más que en el trazo en sí del personaje.
Sí, sí, la narrativa, las cámaras, el enfoque, la manera de contar la historia.

Constantine, por Renato Guedes.

¿Qué opinas de las adaptaciones cinematográficas de los superhéroes?
A mí particularmente no me gustan mucho porque, para mí no es un lenguaje que funcione del todo. El comic, sobre todo el comic estadounidense, tiene un lenguaje muy específico que funciona muy bien en el papel. Cuando es plasmado en el cine, cambia muchísimo la esencia de ciertos personajes, el uniforme, la parte visual; para que sea más abierto a todo el público, y no solamente al que consume historietas. A  mí no me llaman mucho la atención. Me gustan los personajes del comic en el comic y en el cine me gusta ver otro tipo de películas.

¿Algún personaje al que le tengas un filin particular…?
Yo creo que el personaje al que le tengo un cariño especial, es Superman, porque lo dibujé por 6 años más o menos. Yo era un iniciante cuando empecé a trabajar con Superman y me cambió cien por ciento la historia.
El artista en lo suyo.

¿Qué le podrías recomendar a la gente que recién comienza en el tema de la ilustración?
Lo que siempre recomiendo es estudiar muchísimo, buscar formación, si tienen la posibilidad de hacer Bellas Artes, por ejemplo, eso ayuda muchísimo, buscar saber cuáles son los profesionales que dan cursos, gente q trabaja con arte, con ilustración, entrar en contacto con estos profesionales y ser una esponja, aprender de estos profesionales. Cuando yo estudié en la escuela de artes, por ejemplo, allá por el año 98, todos los profesores trabajaban con el cómic, incluso los cuatro socios trabajaban para Marvel, para DC. Eso fue algo que me ayudó muchísimo.

Lo segundo, el contacto, al mercado, eso va a ser una consecuencia. Aparte hoy con Internet el contacto es mucho más fácil, entonces si uno está preparado, si uno tiene algo que mostrar, el contacto no va a ser tan difícil.

La pintura de Renato Guedes,

***RENATO GUEDES SALUDA AL PÚBLICO DE CINEMATOSIS***


martes, 22 de abril de 2014

Marvel llega al Perú


Renato Guedes (ilustrador de Marvel) y Chris Claremont (guionista de Marvel) serán los protagonistas del Pop corn Festival, junto al popular Capitán Memo.

Este viernes se inicia la venta de entradas para el primer Pop Corn Festival, que pondrá a Lima a la altura de las ciudades más importantes en la celebración de la cultura pop mundial.

El cine de ficción y, básicamente el de superhéroes, cuenta con millones de seguidores en todo el mundo. Ellos protagonizan también cientas de historias en la TV y las páginas del comic. Entre las grandes producciones y franquicias que pertenecen a este género se encuentran Batman, Superman, Transformers, Star Wars, entre otras.

Pop Corn Festival será el evento que, durante dos días completos reunirá a cinéfilos, otakus e hinchas del comic norteamericano ofreciendo diversas atracciones como la Zona Fan, el infaltable Comic Market, concursos de Cosplay, Trivia y Afiches. Los interesados no querrán salir jamás.

Por si fuera poco, Lima recibirá, por primera vez, a dos grandes figuras del mundo del comic, siendo ambos, parte fundamental de la familia MARVEL. Se trata del ilustrador Renato Guedes (responsable por muchos años de aclamados personajes como Superman, Wolverine y Constantine) y el guionista Chris Claremon (genio creador de los modernos X-Men). Ellos compartirán sus experiencias, firmarán autógrafos y se encontrarán por primera vez con sus miles de fans peruanos.


Acompañando a esta dupla de oro, estará el popularísimo Capitán Memo, músico chileno cuya voz se hizo conocida en Hispanoamérica por interpretar las canciones de presentación y cierre de las más populares y reconocidas series animadas de la televisión como Capitán Futuro, Candy, Ángel La Niña de las Flores, El Gladiador, Fábulas del Bosque Verde, La Pequeña Lulú, Sport Billy, Hombre Araña, etc.


La cita es este Sábado 26 y Domingo 27 de Abril, a partir de las 10 AM en la Costa Verde de Magdalena.

domingo, 20 de abril de 2014

Asesino sin escrúpulos

Patrick Bateman: Psicópata Americano


Por: Alexiel Vidam

Desde hace rato me tentaba ver American Psycho (de Mary Harron)… No sólo por las alabanzas que en general ha recibido Christian Bale por su actuación en esa película; también porque admito que el psicópata siempre ha sido un personaje intrigante para mí. Me intriga sobremanera su falta de escrúpulos y su habilidad para pasar inadvertido. El mejor actor de Hollywood, o mejor dicho… de la vida real.

Por fin me senté a ver la película.

Me pareció interesante en varios aspectos. Pienso que retrata bien la forma en que el psicópata construye sus ideas, su egocentrismo… su obsesión con ciertos patrones.

Patrick Bateman (Christian Bale) es un sujeto exitoso, con mucho dinero y mujeres a su disposición. Tiene una personalidad seductora, de hecho. Su capacidad para obtener siempre lo que quiere se basa en ella… Tiene, además, muy buen gusto para la ropa, paladar para el buen licor, y un sofisticado gusto musical. Aparentemente, un tipo sensible, capaz de comprender el arte. Sin embargo, siente una atracción particular por la sangre y el sexo duro.


Cabe anotar que, de inicio notamos ese peculiar esfuerzo que pone Patrick en lucir perfecto: el trabajo perfecto, la ropa perfecta, el piso perfecto… el cuerpo perfecto. Esto último lo logra con una rutina estricta de ejercicios, un excesivo cuidado en la alimentación, y una sobre-exposición a cremas para cuidar su piel. Todo en él está perfectamente trabajado. Cuando acabamos de asimilar que nos hallamos frente a un maniático, el propio personaje nos revela su performance: “Tengo todas las características de un ser humano: carne, sangre, piel, pelo. Pero ninguna emoción clara e identificable, excepto la avaricia y la aversión.”


Pronto observamos cómo Patrick comete asesinatos a sangre fría: prostitutas, vagabundos, ancianos, antiguas novias, colegas. Le gusta además, descuartizarlos y grabarlos en video.

Al inicio, como buen psicópata que es, demuestra su alto grado de inteligencia para planificar sus asesinatos y esconderlos bien. Pero según da rienda suelta a sus impulsos, empieza a volverse más y más descuidado. Se percibe claramente también, que tiene tanta confianza en sí mismo –en el poder que tiene-, que llega a cometer errores bastante torpes, como no cuidarse de dejar huellas digitales, coleccionar cuerpos mutilados y, hacia el final de la película, inclusive exhibirse en público. Los fallos además, aumentan a medida que el asesino se va poniendo nervioso.


No se confundan. No se trata de un nerviosismo relacionado a culpa. Se trata más bien del miedo a ser atrapado. Patrick se victimiza, llora en el teléfono, le ruega a su abogado que lo ayude y le dice ser “un sujeto muy enfermo”. Hace lo posible por mostrarse indefenso y conmover.


¿Y cuánto dura el llanto…? Dura lo que dura el peligro. Luego no hay más que sonrisas y algarabío.

Todo está bien. Todo está demasiado bien.

Creo que por este lado la película trabajó bien al personaje, y que Christian Bale sabe reflejar perfectamente esa crueldad y ausencia de empatía. El psicópata no tiene sentimientos.

Sin embargo, la construcción del mismo no terminó de convencerme en otro aspecto fundamental de la psicopatía: su habilidad camaleónica; su mitomanía, sus dotes de actor.

¿Han escuchado alguna vez los testimonios del conocido de algún psicópata en televisión…? “Pero si parecía un sujeto normal…”. Me parece que en este sentido, a la película le faltó. Sí notamos que nadie en general sospecha del protagonista, pero no se desarrolló a fondo su actitud encantadora.

El psicópata conoce las reglas sociales y sabe adecuarse perfectamente a ellas; es por eso que es tan difícil de identificar. Patrick Bateman en este sentido no es un psicópata tan “caleta”. Su frivolidad es evidente... salvo que el filme pretenda justificarlo con el entorno social del personaje. Sus amigos eran unos yuppies frívolos; tal vez por eso no les parecía raro que él también lo fuera. De todos modos, esta parte no me dejó satisfecha. Creo que si el psicópata es especialmente peligroso es por ser “encantador de serpientes”. Me parece, por ejemplo, que otro psicópata bastante conocido del cine está mejor trabajado: Hannibal Lecter (el tipo es inteligente, elegante, sofisticado, pinta… es un caballero), o el Conde de Val Mont y la Marquesa de Merteuil en Las Amistades Peligrosas… Ellos sí que son los reyes de las apariencias.


Quisiera señalar además, que American Psycho está basada en la novela homónima de Breat Easton Ellis, publicada en 1991, que enfatiza más en esa necesidad que tenía Bateman de ser amado a pesar de saberse incapaz de sentir. 

*También te puede interesar*

viernes, 18 de abril de 2014

Sandro Ventura habla sobre "Loco Cielo de Abril"


El director de Loco Cielo de Abril nos cuenta un poco sobre los detalles de realizar la película, los aspectos que más le gustaron de la misma, y algunos datitos curiosos sobre el rodaje.



Entrevistadora: Alexiel Vidam

Video, audio y edición: Papicha Producciones

martes, 15 de abril de 2014

Cielo alborotado



Por: Alexiel Vidam

Este domingo por fin pude darme un salto para ver Loco Cielo de Abril, película peruana dirigida por Sandro Ventura, cuyo cast de actores incluye a varios rostros conocidos de la TV, como Fiorella Rodríguez, Valeria Bringas y Adolfo Aguilar.

Para serles sincera, cuando observo caras populares de la TV, desconfío un poco; no es personal, es sólo que le tengo poco aprecio a la televisión. Sin embargo, me cuido siempre de emitir una sentencia antes de observar la obra y hago un esfuerzo por desprenderme de todos mis prejuicios. Además, vale decir que me agrada que se esté haciendo más cine y más variado en nuestro país, y creo que la mejor manera de ayudarle a crecer, es mostrando sus puntos a favor, y señalando de manera constructiva aquellos que pueden mejorar.

¿Qué tal me pareció…? Apelando al lenguaje coloquial del buen limeño, debo decir que la pasé “de P#=$)?*% madre”.


Loco Cielo de Abril, como todas las películas peruanas, podrá todavía carecer del presupuesto de las grandes producciones de afuera, pero cuenta con un guión bastante ingenioso capaz de arrancarnos carcajadas. Sus personajes son sumamente frescos y están bien interpretados (lo cual refuerza mi teoría de que nuestro problema no son los actores, sino el facilismo de la tele nacional… pero ése es otro rollo).

Se percibe, además, el esfuerzo del director por implementar las técnicas aprendidas de uno de sus maestros favoritos: Woody Allen. El diálogo en que la protagonista y el muchacho descubren que sus casas están para lados opuestos… ¿Acaso no recuerda a Annie Hall? Y esos planos en los que el personaje se acerca a la cámara y nos habla de tú a tú… Se nota la influencia, pero no empalaga; por el contrario, pega; creo que remueve el filin de quienes reconocemos la huella. Quizás lo único que no me convenció del todo fue el uso exagerado de desenfoques… Según el director, esto representa la confusión y la búsqueda de un personaje específico de enfocarse. Sin embargo, creo que por ratos se cayó un poco en el exceso.


Ahora… ¿De qué va esto? Pues de la vida. De aprender a sentir la vida.

Abril (Fiorella Rodríguez) es una mujer que todo el tiempo ha tenido que aguantar. Aguantar a un  marido inseguro e infiel, la traición de una hermana, la dependencia… Es alguien que se la ha pasado viviendo para los otros y nunca escuchándose a sí misma… Hasta que descubre algo que le cambia de rumbo en 180°, de un modo repentino; una revelación tan fatal como liberadora.


A partir de entonces todo cambia. Ella adopta una actitud distinta: “Hago lo que me da la gana”. Y en ese preciso momento, conoce a Bruno (Ariel Levy), un joven chileno con varios problemas personales.

En un país extranjero, con un trabajo que no le llena y tratando de actuar siempre con madurez, Bruno se siente tan presionado, que la actitud de Abril le deslumbra. Digamos que esta relación –si ignoramos el fondo dramático del asunto- recuerda un poco a la de Ben Stiller y Jennifer Aniston en Mi Novia Polly, aunque las persecuciones que se mandan el uno al otro (o, mejor dicho, Bruno a Abril, acosándola todo el tiempo) traen a la mente también alguna secuencia de Silver Linings Playbook (El Lado Bueno de las Cosas… con Jennifer Lawrence y Bradley Cooper).


Bruno quiere aprender de Abril. Quiere aprender a complicarse menos la vida y apreciar cada instante. Pero no conoce los verdaderos motivos de ella. La única persona que parece comprender a Abril a fondo, es la alocada Viviana (Ximena Díaz); esa mujer que nos rompe los esquemas por el contraste que la caracteriza: es la mejor amiga que todos queremos tener, pero a la vez la pareja irresponsable que nadie quisiera tener. Debo decir que este personaje me pareció especialmente divertido; le añade esa descarga de humor hilarante a la historia.


Por otra parte, están Carlita (Valeria Bringas) y su hermano, Omar (Rodrigo Sánchez Patiño). Ella, la novia perfecta: encantadora, bonita, inteligente y con buen carácter. El hermano es un caso: un matón con el ego más grande que la Torre Eiffel, pero a la vez con un sentimiento de culpa que llega a sugerir alguna segunda intención. Los diálogos entre él y el coprotagonista precisamente causan gracia por su sugestión. A ratos ya no sabemos si trata de interceder por la hermana o si habla por sí mismo. En todo caso... es interesante cómo el filme nos deja esa pregunta en el aire.


Para concluir, quisiera decir que la música me gustó bastante. Big Bang Films sabe elegir las canciones de acuerdo a la temática y a la atmósfera que quiere transmitir. El tema Depresión, de Mon Laferte es preciso en esa cómica secuencia de Carlita borracha en el karaoke. Creo que es una escena con la que todos nos identificamos… ¿Quién no ha cantado (chillado) ebrio y despechado y hecho sangrar oídos…? Quien diga que no, que lance la primera piedra.

En fin… creo que se van a divertir bastante con esta pela. Recuerden que el buen cine no se basa tanto en los efectos; éste es un recurso que caracteriza más que nada a Hollywood y que debe ser tomado como ingrediente, mas no como paquete. Una buena obra se justifica, sobre todo, en una historia atractiva, que engancha y que conecta con nosotros… que logra que nos sintamos un poco en ella.

Fin.