lunes, 25 de febrero de 2013

Argo NO


Por: Alexiel Vidam

Creo que con este post muchos me van a odiar… pero no quisiera romper con esa bonita tradición mía de dar mi opinión aunque desentone con la del resto. A lo que voy, es a que, la verdad, NO estoy de acuerdo con la premiación de Argo como Mejor Película, en los Oscar.  No me malinterpreten. No digo que Argo sea mala. Me gustó, y estoy tan sorprendida como todos por la capacidad de Ben Affleck como director (ya que como actor no es que haya destacado mucho), pero tampoco es que Argo me haya parecido demasiado innovadora u original.

He percibido que, para empezar, el paladar norteamericano, es de estructura clásica. Me refiero a que sus películas, suelen encajar con un esquema narrativo de novela tradicional: inicio-nudo-desenlace. En la primera parte de la película, se presenta una situación, unos personajes con determinadas características, se reconoce al protagonista, al antagonista, a los personajes secundarios importantes. En la segunda parte –o nudo-, se da el problema; ésta suele ser la etapa más larga del filme, porque es donde se piensa cómo resolver el problema, se crean las estrategias, surgen los elementos esperanzadores, los obstáculos, el héroe se encuentra con “el malo”, y tienen el choque definitivo. En la tercera y última parte del filme simplemente se cierra la historia: el bueno regresa victorioso, o muere pero deja un llamado a nuestra reflexión y a nuestro sentido moral. Es muy común, además, que en las historias gringas haya un final feliz; si bien esta costumbre se ha ido perdiendo progresivamente en el tiempo, todavía hay muchas películas que lo conservan (y Argo no es la excepción).

Una segunda característica de este paladar, es que no le gusta que le den la contra. El gringo es, posiblemente, el ciudadano más egocéntrico y ególatra (por no decir “pajero”) del planeta. Ojo: No es que yo tenga alguna especie de fijación contra los gringos; tengo una larga lista de películas hollywoodenses entre mis favoritas (y si dan una amplia revisada a este blog, podrán notar que, sin planificación alguna, se le da bastante espacio al cine estadounidense), pero creo que sería necio negar que al norteamericano le encanta sentirse el centro y salvador del universo: le encanta vendernos su estilo de vida, su moral, su política. Echen un vistazo a las películas bélicas hollywoodenses y podrán notar que en el 99.9%, los “buenos”, los sufridos y los “pobrecitos” son los norteamericanos. No importa si los gringos se meten en Medio Oriente, ni si lanzan una bomba atómica en Japón; ellos siempre tienen una justificación noble y  justa detrás (salvarnos de los comunistas, imponer la modernidad, los derechos humanos –que ellos no cumplen-, entre otras). ¿De dónde vienen los súper héroes? Casi todos son de Estados Unidos, y muchos de ellos –por no decir la mayoría- han participado en alguna guerra (y se llevaron muchos méritos matando alemanes, rusos, japoneses, afganos y demás “rufianes”). Ahí tienen a Superman, al Capitán América, a Iron Man…

Los rehenes en Argo.
Como tercera característica, quisiera señalar que los evaluadores gringos suelen pensar, que si no hay drama, no es una buena película. No importa si E.T. es, quizás, una de las cintas insignia de Steven Spielberg, si tiene su propio juego en Universal Studios, si la relanzan con mejores efectos, ni si las próximas cinco o diez generaciones de niños volverán a ver a E.T. y se conmoverán con él… Spielberg no obtuvo el Oscar por E.T.; le hicieron esperar hasta La Lista de Schindler para dárselo. No importa si Hitchcock es el amo del suspenso o uno de los directores norteamericanos más importantes de la historia del cine (ya sacaron una película con su nombre); Hitchcock nunca obtuvo un Oscar. Para ganar el Oscar a la Mejor Película, necesitas –con una que otra excepción-: una trama con muchos heridos, magdalenas aquí y allá, y uno que otro muertito (eso sí, el héroe no puede morir sin haber dejado su mensaje a la nación).

Para redondear, podemos decir que la fórmula para el Oscar es: una historia clara (y de ser posible, ágil) sobre un héroe americano (o que cuadre con el American Way of Life), con estructura clásica (inicio-nudo-desenlace), y que tenga que sufrir bastantes percances antes de alcanzar su objetivo noble y profundo objetivo.

Tony Mendez (Ben Affleck), el "héroe".
Argo es una película que tímidamente se atreve a cuestionar la moral norteamericana: en ningún momento se niega que el “Sha” depuesto haya sido un desgraciado, ni que se le defienda sólo porque apoye los intereses empresariales de occidente; también podemos destacar una que otra escena en la cual se acusa a Gringolandia de tener una doble moral (mete sus narices en pro de unos Derechos Humanos que no aplica). Sin embargo, estas acusaciones quedan opacadas frente al drama de los rehenes gringos horrorizados por la crueldad de los salvajes iraníes. Ellos, los trabajadores de la embajada, no tienen la culpa de lo que sucede, y los fanáticos que los aprisionan no son capaces de distinguirlo, de modo que ellos son las víctimas, y es necesario que aparezca un salvador. Este salvador, es Tony Mendez (Ben Affleck), un agente de la CIA con un extravagante plan de rescate.

Me atrevo a decir que este plan de rescate es el plato fuerte del filme. El hecho de que un agente secreto se disfrace de productor cinematográfico (encima de ciencia ficción) resulta sumamente atractivo (y más para el buen cinéfilo). Fue emocionante la secuencia en que se homenajeó a todas esas cintas fantásticas e interestelares de serie B –como Flash Gordon-, o a los inicios de sagas tan emblemáticas como Star Wars; pero la emoción duró poco, al ser éste sólo un ingrediente de la trama principal: el escape. Creo que este detalle tan rico, queda, además, aplastado, por el hecho de querer resaltar el carácter sombrío pero en el fondo “bueno” del héroe, que decide seguir con el rescate a pesar de la cancelación de sus superiores.

¿Que si me pareció interesante Argo? Sí. Y también pienso que tuvo buen guión, buenas actuaciones, y buena dirección artística, pero insisto en que no la veo como la gran película del año. Pienso que Django Unchained, sin ser lo mejorcito de Tarantino, se la lleva de encuentro.  Gringa y todo, Django Unchained cuenta un estilo propio, de autor, que romper con la estructura clásica de narración, y aun así sabe mantener al espectador atento; mezcla inteligentemente el drama con la acción y la comedia, y nos mueve el “feeling” con todas esas referencias a las películas y series malas que veíamos los niños de los 90 (logrando un excelente resultado). The Life of Pi también me parece destacable, más que por la fotografía, porque el final rompe con los esquemas del espectador; golpea directamente a la boca del estómago transformando su idea de película “light” a lo Paulo Coelho, en un drama intenso y descarnado. Silver Linings Playbook es otra película sorprendente, pues consigue que el público empatice con dos personajes tan socialmente empáticos, como pueden ser los bipolares.

Ben Affleck en los PremiosOscar
En cuanto a Amour y Los Miserables, si bien fueron películas que disfruté mucho (me tocaron el corazón), debo decir que ya me había resignado a no verlas ganar. Creo que sus nominaciones a la categoría “Mejor Película” fueron formalidad pura, ya que en la historia de Hollywood, son pocos los musicales que obtienen el galardón, y también me queda claro que el paladar norteamericano no es tolerante a las películas de ritmo lento (como es Amour).

Para finalizar, quisiera decir que los premiosg obtenidos por Christoph Waltz y Jennifer Lawrence (a Mejor Actor de Reparto y Mejor Actriz respectivamente) me parecieron los más justos de la noche, y que grité bastante por ambos (tanto que me escuchó todo el vecindario); pero esto ya es harina de otro post.

12 comentarios:

  1. Deacuerdo con la temática que tocas por parte del imperialismo norteamericano y ese sofista discurso d los derechos humanos basado el el tratado y ley de intervencionismo declarado en la ONU y la OEA
    Ademas el eufemismo moral de las élites norteamericana son muchas veces la hipodermia de una realidad fabricada en pocas palabras estoy deacuerdo con lo que dices.

    ResponderEliminar
  2. Gracias. Qué mostro contar con la aprobación de alguien que, además, está tan informado sobre el tema que señalas, mi querido Robert :).

    - Alexiel

    ResponderEliminar
  3. Disfruté mucho el post. Vi ayer Argo, luego del Oscar, y si pues, es el clásico cuento americano con su héroe y bla bla bla. Solo he visto Django y "Juegos del Destino". Amé a Jannifer y amé que se lleve el oscar ;)Ah! y Waltz es un capo, merecidísimo el oscar para él. Ahora toca ver Los Miserables, Licoln y La noche más oscura me da pereza xD

    ResponderEliminar
  4. CesarNN:

    Me alegra que te haya gustado el post :). Yo sentí lo mismo que tú cuando vi "Argo". O sea, no se puede negar que una película de suspenso suele enganchar; la fórmula de por sí, jala, y si le metes su detallito "friki" de las películas de sci-fi, tienes un buen gancho; pero más allá de eso, no es LA película. Me revienta que se hable de Ben Affleck como si hubiese inventado la pólvora, cuando no ha hecho más que repetir la fórmula de siempre. Y sí, mí también me revienta que los gringos se quieran pintar siempre como los buenitos de la película.

    - Alexiel

    ResponderEliminar
  5. Hola Alexiel primera vez q entro a tu blog y me parece muy interesante todo lo q dices , ademas q concuerdo casi en todo contigo . Jajaja se nota q no le entras mucho a la gringada , a la americanada o quizas a la norteamericanada (q creo es lo mas justo llamarlo asi aunq suene estrambotico) . Pero bueno esto de quererse pintar siempre como los heroes o buenitos los americanos no es un patrimonio solo de sus peliculas , es mas bien una consecuencia de pintarse siempre como heroes en politica a nivel internacional , desde q usa entro a la 2da guerra mundial y la guerra fria donde ellos eran los buenos (el capitalismo) y la urss (ahora ex-urss) los malos con el comunismo ellos se autoproclamaron como el pais de las libertades , los defensores de la justicia y hasta ahora se la creen ; claro por fuera porque por dentro estados unidos esta lleno de tantas o mas cochinadas q cualquier pais tirano . Y el oscar no es mas q un reflejo de la proclamacion de la cultura norteamericana al mundo entero , es como si le gritaran al mundo : "miren nosotros tenemos el glamour , la elegancia , lo que realmente importa , tenemos el poder!" , ojo con esto tampoco estoy diciendo q odie todo lo q provenga de estados unidos , para nada , solo q no me parece bien la manera de autoproclamarse los mejores y el camino a seguir . Ahora con respecto a Argo , me parecio una buena pelicula pero para nada la mejor , en mi opinion la mejor fue Amour de haneke , un film limpio , impecable y que nos muestra (dejando lo clasico o inclusive lo manipulador por un lado) una tragedia desgarradora , o incluso hubiera preferido q gane Silver Linnings Playbook , uno de esos films inolvidables q hace que se te refresque el alma, a Argo . Jajaja ahora me acuerdo de un film made in hollywood de hace varios años Avion presidencial en la q el heroe ya no era superman , batman o el hombre araña sino el presidente de los estados unidos!!! a ese nivel han llegado los americanos de creerse los heroes!! . Jajajaj todo esto tiene para hablar un largo rato , mas bien gracias y hasta otro momento .

    ResponderEliminar
  6. Entretenida, con ritmo, de estilo clásico como esas pelis de 'antes', también previsible y superficial, 'Argo' sin embargo es una prueba más del talento narrativo de Affleck. Un buen rato de cine, que es mucho, pero tampoco nada más. Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  7. Miguel Angel:

    Hola :). Me da mucho gusto que te haya gustado el blog y que, en general, estés de acuerdo con los puntos que señalo. La verdad no le tengo tirria al cine norteamericano; muchas de las películas que consumo son de aquellas, pero sé reconocer que los gringos le revientan demasiados cohetes a todo aquello que promueva su política, su modelo económico, su estilo de vida. "Argo", es un ejemplo de esto.

    Por otra parte, a mí también me gustaron mucho los filmes que señalas :). "Amour" es de ritmo lento pero no por ello deja de ser conmovedora (y desgarradora). "Silver Linings Playbook" me divirtió mucho, y debo admitir que, en varios aspectos, me sentí identificada (yo soy borderline-bipolar), jaja.

    Saludos,

    - Alexiel

    ResponderEliminar
  8. Manipulador de Alimentos:

    No puedo estar más de acuerdo con tu comentario.

    Por cierto, qué buena chapa... xD.

    - Alexiel

    ResponderEliminar
  9. Creo que es una gran película pero a mi parecer tiene una buena historia, dirección, un buen guión,y reparto es una de las Peliculas hbo, que mas me llamó la atención y la verdad me encanto esta cinta.

    ResponderEliminar
  10. Se me hace muy buena trama y se lleva bastante bien esta historia a la pantalla. Bean Affleck, Christopher Stanley y Bryan Cranston se consolidan como buenos actores.

    ResponderEliminar