lunes, 11 de marzo de 2019

5 películas de terror de los últimos tiempos que debes ver antes de morir



Por: Maria Fernanda Moriya

Como buen fanático del cine, ya debes estar bastante relacionado con las películas de terror icónicas, como las versiones de Drácula, El Hombro Lobo o Frankenstain de Universal o de la Hammer. Para los cinéfilos noventeros -por su parte-, opciones como Pesadilla en Elm Street, Chucky o Viernes 13 seguirán siendo las mejores opciones para “auto-torturarnos” de miedo.

Pero en esta ocasión queremos recomendarte un top de películas de terror de los últimos años. Los directores de estas películas nos muestran nuevas propuestas de terror basadas en efectos de sonido y juegos con la psicología del espectador.

Así que, prepárate a sudar frío, quedarte sin aliento y aferrarte a tu asiento; si quieres, puedes taparte los ojos o comerte las uñas (pero no lo recomiendo).

A Quiet Place / Un lugar en silencio (2018)




Sin duda una de las mejores películas de los últimos años dentro del género. El director, John Krasinski, nos trae una película que cuenta solo con una escena con diálogo. Narra la historia de un futuro post apocalíptico en el que una familia, para sobrevivir, debe guardar absoluto silencio. Del caso contrario, serían cazados por unas criaturas capaces de captar el más mínimo ruido.

El director de la película usó muy bien la ausencia de diálogos para lograr transmitir un suspenso que no solo te mantiene al borde del asiento, sino que también mantiene muda a la propia audiencia.

Get Out / ¡Huye! (2017)




Película independiente de Jordan Peele que hace sátira al racismo de Estados Unidos. Nos muestra un horror más psicológico, donde la tensión de la película se construye en base a una edición de imágenes y sonido excelente.

La película tiene, además, un toque de comedia irónica que ha sido criticado por un sector del público y aplaudido por otro; este toque, de algún modo podría considerarse muy afín al director, quien además de realizador audiovisual, destaca como comediante.

La trama se desarrolla en la casa de los padres de la novia del protagonista, un joven afroamericano interpretado por Daniel Kaluuya. Cuando llega el momento de conocer a sus suegros, los nervios y el entusiasmo del protagonista se convierten en pánico, al ir descubriendo, poco a poco, un oscuro secreto que fusiona el horror con la ciencia ficción.

Halloween / Halloween (2018)




Se podría decir que este es el mejor filme acerca del asesino Michael Myers que se ha visto hasta ahora. El director, David Gordon, logró cumplir muy bien las expectativas de quienes esperábamos la secuela de Halloween.

Laurie es una mujer dañada psicológicamente al punto de vivir encerrada y aislada de su propia familia debido al trauma causado por el asesino en serie. Ella abraza, como único objetivo en la vida, el escape de Myers del asilo para enfermos mentales, con el fin de asesinarlo y conseguir su paz.

Sin duda, una secuela que mantiene el filin clásico de esta saga, con toda esa dosis de sangre y frivolidad que nos gusta, sin dejar de lado su toque particular de comicidad.

The Conjuring 2 / El Conjuro 2: El Caso Enfield (2016)




Puede que al inicio parezca una secuela más, que se asemeja mucho a las anteriores películas de El Conjuro; sin embargo, a lo largo de la película se puede percibir un horror distinto. El director de la película usa muy bien el sonido y el juego de cámaras para lograr atemorizar a los espectadores. Lo que diferencia a esta cinta, es el empleo de la sugerencia como eje del suspenso.

En esta ocasión la pareja Warren, visita a una madre soltera con cuatro hijos, cuya niña pequeña parece ser acechada por una presencia maligna. Esta presencia, a diferencia de otros seres paranormales enfrentados por la pareja, guarda un vínculo mucho más personal con ellos, además de un background que se resolvería en el siguiente spin-off de la saga: La Monja.

Don't Breathe / No respires (2016)




La cinta dirigida por Fede Álvarez cuenta con muchos elementos que hacen de ésta una película muy cuidada y bien hecha. Dentro de estos elementos destaca la dirección de fotografía; en la cinta se aprecia un claro-oscuro que añade el drama requerido y -al mismo tiempo- genera suspenso.

También nos atrapa con su movimiento de cámara, ligado a la tensión que viven los personajes de la historia. Esta es la historia de un veterano ciego que además ha perdido a su hija en un accidente automovilístico causado por una joven rica.

Él es invadido en su hogar por unos jóvenes que -debido a problemas familiares- roban casas para solucionarse la vida. Al entrar en la casa de quien pensarían es un pobre anciano, se dan cuenta de han ingresado a la boca del lobo. Se inicia, pues, una cacería donde la víctima resulta ser el peor de los villanos.


*También te puede interesar*

viernes, 1 de marzo de 2019

“Roma”: Una de las películas con más alma en los últimos años



Por: Carla Aguilar

Cómo no estar de acuerdo con la idea de que éste es un bello largometraje con todas las intenciones de llegar al fondo del corazón. Retratada en un México de los años 70, ROMA se presenta como una tierna declaración de amor a una figura muy importante de la infancia de Alfonso Cuarón: su nana, a quien hace la protagonista de su película. A todos nos toca en el sentimiento el recordar detalles de nuestra niñez, sobre todo de aquellos que más nos gustaron y nos hicieron sentir a salvo.

Para ponernos en contexto, Liboria “Libo” Rodriguez fue la empleada del hogar del reconocido director desde que él era un bebé. Ésta es retratada en el personaje de Cleo, una mujer indígena de origen mixteco, interpretada por Yalitza Aparicio – quien hizo su debut como actriz, y demostró estar a la altura de todo lo que la película demandaba –.


La obra completa es relatada en blanco y negro; una manera acertada de recrear un recuerdo. Es como quien ve una fotografía vieja de aquellos años gloriosos en los que nada te daba miedo. De hecho, primero te enfocas en dar la cuerda de cada detalle de la cotidianidad de la casa donde todo sucede. Luego, está la vista del ambiente completo, de cada piso de la casa. Percibes la total conexión de la vida de esta nana con todos los procesos del ambiente familiar. Ella tenía acceso a todos lados, los demás personajes no; ellos sólo entraban en la zona que les pertenecía.

                                          
Esta percepción se logra, en buena medida, por la maestría en el manejo de la cámara y la correcta selección de planos conjuntos -planos de grupo- y generales -paisajes-, que nos permiten observar toda la dinámica del entorno. Además, la construcción de todos los escenarios –desde la casa, hasta las calles de la Colonia– garantizan la forma de marcar la realidad de esta historia.


Cuarón, realmente, ha puesto su corazón, y ha construido el caos en cada pieza de este relato de vida. Según cuenta en varias de sus entrevistas, jamás mostró su guión: únicamente dio indicaciones puntuales de lo que se tenía que hacer y todo fue tomando forma de manera espontánea. Esa espontaneidad también destaca en la elección de actores, siendo, la mayoría de ellos, no profesionales. Curiosamente, excepciones a esta última regla, como Marina de Tavira -quien interpreta a la madre de Alfonso- sufrieron el choque de la incertidumbre. En todo caso, quien ha dado más credibilidad con su actuación, ha sido Yalitza; en ella se asienta toda la dulzura de la trama.


Es evidente que el director de Gravity ha conseguido, con esta obra, una cotidianidad hiperrealista, trasladándonos a un mundo imaginario cercano, íntimo, cargado de detalles y anécdotas. Es este efecto, y cada elemento que participa en su construcción, lo que hace a Roma merecedora de cada una de sus nominaciones y premios. Por supuesto, es motivo para ovacionar la tarea de este aclamado director.


Ficha técnica

Dirección: Alfonso Cuarón
Producción: Alfonso Cuarón, Gabriela Rodríguez, Nicolás Celis
Guión: Alfonso Cuarón
Fotografía: Alfonso Cuarón, Galo Olivares
Montaje: Alfonso Cuarón, Adam Gough
Protagonistas: Yalitza Aparicio, Marina de Tavira
País: México
Idioma: Español, Mixteco
Año: 2018
Género: Drama