jueves, 27 de abril de 2017

Los Guardianes de la Galaxia están de regreso



Por: Matías Wong

Guardianes de la Galaxia Vol.2 llegó a los cines.Los carismáticos personajes de Star Lord (Chris Pratt), Gamora (Zoe Saldana), Drax (Dave Bautista), Rocket (Bradley Cooper), y Baby Groot (Vin Diesel) nos traen otra divertida y entretenida historia llena de comedia, acción y, sobre todo, buena música. 

Comencemos hablando de lo que más caracteriza a esta secuela: el soundtrack. Como sabemos, la música es una parte fundamental del filme, presentada en éste mediante del casette Awesome Mix Vol.2. Ésta incluye grandes éxitos de músicos como Elton John y David Bowie. El mix de música juega un papel importante en la película, ya que nuestro personaje, Peter Quill, depende muchas veces de éste para tomar decisiones. 



Otro elemento típico de esta saga es la comedia. La película está llena de humor, y esto es, gracias a todos sus personajes, absolutamente todos. Los diálogos son precisos; nada de bromas forzadas o acciones sobreactuadas. Tampoco se sigue el ejemplo de otras películas de Marvel y su característica de tener un “personaje divertido”; por el contrario, todos los protagonistas son muy simpáticos y es difícil no conectar con ellos.

En esta entrega, nuevamente nuestro grupo de guardianes emprende una aventura en el espacio. Viejos enemigos se vuelven aliados y se resuelven algunos cabos sueltos que nos dejó la primera parte. Ésta podría ser, tanto, una película de inicio, como una de evolución del universo cinematográfico de Marvel. Todo se va revelando gracias a la aparición de nuevos personajes: Ego (Kurt Russell) -padre de Peter Quill-, y Ayesha (Elizabeth Debicki) -jefa de los Soberanos-.


Kurt Russell como Ego
Elizabeth Debicki como Ayesha

Ego es el villano principal de la trama. Luego de varios años encuentra a su hijo, Peter, a quien había estado buscando por ser el único heredero de sus poderes. Russell da frescura a esta película, es un enemigo distinto a los que nos había presentado anteriormente Marvel, y resuelve algunos misterios del origen de nuestros héroes. Es un buen villano, se podría considerar el segundo mejor hasta ahora, detrás de Zemo (Daniel Brül), en Civil War. Completo y cumplidor, desde la parte psicológica y poderoso físicamente, ya que es un semidiós (cabe resaltar que los villanos son un punto débil de Marvel. Ej: Ultron, El Mandarin, Ronan, etc). Se añade perfectamente al film, a diferencia de un desperdiciado Sylvester Stallone.

Otro punto a resaltar, es que, a diferencia de la primera entrega, en esta película se nota, con diferencia, la conexión de los guardianes con el resto del universo cinematográfico de Marvel. Contamos con 5 escenas post-créditos, de las cuales, 2 juegan un papel importante, anticipando lo que se viene: una tercera película de los Guardianes de la Galaxia y la introducción del personaje de Adam Warlock al universo.


Obviamente no todo en este filme es bueno; hay algunos puntos negativos a resaltar. Como ya hemos mencionado antes, el peso de la película se sostiene en la gran construcción y evolución de los protagonistas, siendo interpretados de manera casi perfecta por los actores. La elección del casting ha servido mucho, y esto se nota en cómo se añaden perfectamente al papel, como sucede con Kurt Russell. A pesar de ello, tengo la impresión de que hay algunos personajes que sobran. Stakar (Sylvester Stallone) apenas pronuncia 4 frases y cumple con sus 2 minutos en pantalla. Junto a él, tenemos a una serie de vándalos y criminales espaciales sin ninguna trascendencia.

A pesar de ello, Guardianes de la Galaxia Vol. 2, es una película para disfrutar. Cuenta con una historia bien elaborada y con varios puntos de giro, que se sostiene sobre la conexión de sus personajes con la audiencia, seguido de sus impecables y entretenidos diálogos. Es muy común ver fracasar una segunda parte de algo que funcionó muy bien la primera vez, pero esta vez, James Gunn y su equipo logran incluso superar su primera obra. A cualquier fanático de Marvel le mantendrá una sonrisa de inicio a fin. Divertida, llena de acción, sentimental y con buena música. ¡Véanla!





Ficha técnica


Dirección: James Gunn
Producción: Kevin Feige
Diseño de producción: Scott Chambliss
Idea original: Dan Abnett, Andy Lanning (del cómic homónimo)
Guión: James Gunn
Música: Tyler Bates
Fotografía: Henry Braham
Montaje: Craig Wood, Fred Raskin
Reparto: Chris Pratt, Zoe Saldana, Bradley Cooper, Dave Bautista, Vin Diesel, Michael Rooker, Elizabeth Debicki, Sylvester Stallone, Kurt Russell
País: Estados Unidos
Idioma: Inglés
Año: 2017
Género: Superhéroes, comedia, ciencia ficción, aventura
Duración: 136 minutos





*También te puede interesar*

martes, 25 de abril de 2017

La chica del tren: Thriller cumplidor y sin tanta sazón



Por: Alexiel Vidam

Hace un par de meses que mi hermano me venía insistiendo para que viese La chica del tren, a la cual comparaba con Perdida, de David Fincher, una de mis películas favoritas. Ya la tenía en lista, pero, por N motivos, recién ayer pude sentarme a verla.

La historia, basada en el bestseller del mismo nombre, da inicio con Rachel (Emily Blunt), una mujer alcohólica, solitaria, triste. Sin poder superar la traición y posterior ruptura con su ex-marido Tom (Justin Theroux), Rachel pasa sus días en el tren que pasa por su antiguo vecindario, observando a Tom y su nueva esposa Anna (Rebecca Ferguson). Es bajo esta mirada insistente, que descubre, de modo casual, a los vecinos de Tom: Scott (Luke Evans) y Megan (Haley Bennett), quienes aparentan ser un matrimonio completamente feliz. Rachel se obsesiona con ellos.


Cierta tarde, en su recorrido de tren, Rachel descubre que Megan le es infiel a Scott, lo cual desencadena su rabia. Poco después, Megan desaparece, y una detective busca a Rachel para interrogarla; Rachel es incapaz de recordar nada de lo que hizo durante la noche de la desaparición. Asustada y desconfiada de sí misma, la susodicha se involucra más en el caso, buscando alguna pista que la libere de la culpabilidad y devuelva a Megan sana y salva a su casa.


Ciertamente, La chica del tren tiene puntos comunes con Perdida. Tenemos nuevamente el caso de una misteriosa desaparición y una mente psicopática detrás del asunto. Por otra parte, La chica del tren cuenta también con una narrativa que rompe el esquema tradicional de inicio-nudo-desenlace. Aquí se nos muestra son episodios entrelazados correspondientes a la vida de tres mujeres: Rachel, Megan y Anna, siendo Rachel el foco principal dentro de toda la película, pues es ella quien acosa a Tom y quien descubre la infidelidad de Megan. Ambas películas, cuentan con una estética similar bastante acorde con el género al que pertenecen: colores fríos, paisajes depresivos, cielos grisáceos, otoño, zonas oscuras; desde este ángulo, podemos decir que ninguna de las dos innova demasiado, sino que más bien se ciñen a un uso adecuado de las reglas clásicas.



Ahora, que La chica del tren alcance la genilialidad argumental de Perdida -con la cual me es imposible no compararla-... lo dudo, y es que, si bien la trama cuenta con una estructura que permite jugar con la sorpresa -elemento fundamental en el thriller-, el personaje antagónico no está tan bien desarrollado ni presenta similar capacidad de planificación maquiavélica. Ambas películas ofrecen interesantes quiebres argumentales, pero Perdida tiene más desarrollo de personajes y sabe envolvernos dentro del juego de la psicópata, haciéndonos parte de él y sintiéndonos nosotros mismos como el ratón que debe escapar de la trampa. En Perdida, pues, se descubre al antagonista y la historia continúa, hasta develar cada rincón más oscuro y retorcido de su mente. Por el contrario, en el caso de La chica del tren, una vez que se descubre al antagonista, la resolución llega de una manera bastante rápida y menos elaborada. 



Sobre las actuaciones de esta película, puedo decir que son bastante correctas, pero ninguna te deja boquiabierto. La que más me gustó, fue la de Emily Blunt, quien interpreta a Rachel, un personaje bastante perturbado con el que, sin embargo, llegamos a conectar y a sentir su angustia.

Finalmente, me queda decir que, aunque la crítica especializada ha sido -en general- bastante dura con La chica del tren, no creo que se trate de una mala película, sino de un filme que no resulta tan original para quien ya conoce bastante de cerca el género. Personalmente, me parece un filme interesante y entretenido, que no añade mucho ingrediente a la pólvora, pero podría resultar impactante para quienes aún no tienen muchos antecedentes sobre este tipo de historias.


Ficha técnica


Dirección: Tate Taylor
Producción: Marc E. Platt
Idea original: Paula Hawkins (basada en su novela homónima)
Guión: Erin Cressida Wilson
Música: Danny Elfman
Fotografía: Charlotte Bruus Christensen
Montaje: Michael McCusker
Reparto: Emily Blunt, Rebecca Ferguson, Haley Bennett, Justin Theroux, Luke Evans, Édgar Ramírez
País: Estados Unidos
Idioma: Inglés
Año: 2016
Género: Thriller
Duración: 112 min.




*Para ver la película completa online, click aquí.

*También te puede interesar*